El apetito por los activos de riesgo y las oportunidades para invertir en ellos

El apetito por los activos de riesgo y las oportunidades para invertir en ellos
El apetito por los activos de riesgo y las oportunidades para invertir en ellos

La pandemia de COVID-19 golpeó fuertemente la economía mundial. La mayoría de los sectores productivos se vieron afectados por el virus y una de las principales consecuencias fue la caída en el precio de los activos de riesgo. Esta situación se presentó debido a la incertidumbre respecto al impacto del virus sobre los flujos de caja de las compañías, lo cual generó desconfianza en las valoraciones y expectativas presentes en el mercado.

Conociendo este peligro, muchos inversores optaron por cerrar posiciones en activos riesgosos para abrir otras en activos menos riesgosos como lo son la renta fija o el efectivo, haciendo que los activos de renta variable bajaran de precio. Sin embargo, conforme se ha empezado a entender mejor el virus y cómo éste impacta los ingresos de las empresas, la incertidumbre ha ido reduciéndose, permitiendo valoraciones más fiables y responsables respecto a los riesgos y oportunidades presentes en los mercados de capitales.

Ahora, con mayor claridad respecto a los efectos del virus y valoraciones más consistentes, muchos inversores han empezado a identificar la oportunidad para aprovechar los bajos precios presentes en los mercados de valores para invertir. Según el diario La República, tras un panorama más claro, los inversionistas han visto los activos de riesgo como una alternativa interesante y han aumentado su demanda por estos productos.

Lo invitamos a leer el artículo “Inversiones interesantes en épocas de incertidumbre

Si bien esta puede ser una gran oportunidad, es fundamental tener en cuenta que la actual coyuntura ha implicado una extensiva intervención de los gobiernos centrales para dar un apoyo a la confianza de los consumidores. Uno de los más polémicos y relevantes en la economía mundial ha sido el papel que ha jugado la Reserva Federal de los Estados Unidos en aras de estimular la confianza inversionista. El emisor norteamericano ha venido realizando aumentos de la oferta monetaria mediante la reducción de los tipos de interés hasta llegar al rango entre el 0% y 0,25%, además de brindar grandes préstamos a instituciones públicas. Asimismo, desde el primer cuatrimestre del presente año la institución tiene autorización para comprar diferentes activos y así garantizar la estabilidad de los mercados y la efectividad de su política monetaria.

Esto último tiene un efecto muy relevante en los activos de riesgo. La Reserva Federal está empujando la curva de demanda para estimular el mercado y, por tal motivo, se corre el riesgo de que las valoraciones presentes en precios de mercado se encuentren desacopladas respecto al valor real, lo cual es un riesgo que los inversores deben tener en cuenta, pues a largo plazo estas dos cifras siempre serán iguales y a futuro podría implicar una disminución en sus rentabilidades.