Entérese qué es la diversificación del portafolio

Entérese qué es la diversificación del portafolio
Entérese qué es la diversificación del portafolio

En el mundo financiero es común escuchar el concepto “diversificación” y es casi una regla fundamental de la gestión del portafolio, pero realmente, ¿qué es y cuáles son los beneficios de tener una cartera con esta característica? Aquí resolvemos este interrogante.

Diversificar es una estrategia que consiste en “asignar las inversiones a activos diferentes y variados para ayudar a minimizar el riesgo. Esto puede significar la mezcla de distintos vehículos de inversión, exposiciones a industrias y geografías”, explicó BlackRock, la gestora de fondos más grande del mundo.

Lo invitamos a leer el artículo:“Elementos que debe conocer si desea invertir de manera digital”. 

De esta forma, considerando que el objetivo principal de todo inversionista es obtener la rentabilidad más alta posible con su inversión, la diversificación puede resultar muy útil. Algunos de sus beneficios son:

1.Mitigar el riesgo: por lo general, uno de los propósitos de diversificar el portafolio es reducir el riesgo, minimizando la exposición a pérdidas en el mercado. Al variar entre diferentes clases de activos, sectores y países, se disminuye la correlación entre las inversiones y algunas de ellas se protegen contra las caídas del mercado.

En este caso, si una empresa, industria o región específica enfrenta un momento desfavorable, esto no significa que el desempeño de toda la cartera se verá comprometido. En este punto aplica el dicho popular de “no poner todos los huevos en la misma canasta”.

2. Facilitar el logro de las metas de inversión: la diversificación proporciona flexibilidad para cubrir diferentes grados de riesgo, rentabilidad y liquidez a corto y largo plazo. Así, es posible alcanzar objetivos que tengan diferente temporalidad, pues se pueden generar ingresos a corto plazo y, a su vez, darse una apreciación del capital en el futuro.

3. Mejorar los retornos: esta estrategia, en algunas ocasiones, puede contribuir a obtener mejores retornos y a reducir la volatilidad del portafolio. Al tener activos que no están directamente correlacionados, es posible protegerlos de eventos inesperados y crisis económicas, haciendo que la probabilidad de tener buenos retornos aumente.

En cuanto a los sectores, por ejemplo, esto se ve reflejado en los ciclos económicos, que hacen que a ciertas industrias les vaya mejor que a otras en determinadas temporadas del año. Entonces, al invertir en diversos sectores es posible reducir la volatilidad de la cartera en el tiempo.

Existen diferentes maneras para diversificar el portafolio. La primera es a través de varias inversiones individuales en activos de diversa naturaleza, ya sean instrumentos de renta fija o variable, de diferentes países, sectores, divisas y demás.

Sin embargo, también está la opción de hacerlo por medio de vehículos con varios productos, como lo son los Fondos de Inversión Colectiva (FIC), los Fondos Voluntarios de Pensión o los Exchange Traded Fund (ETFs).

En todo caso, cabe recordar que, siempre es fundamental tener presente nuestro perfil de riesgo para tomar una decisión adecuada al momento de invertir.