Fondos privados de pensiones: ¿cómo funcionan y en qué invierten?

Fondos privados de pensiones: ¿cómo funcionan y en qué invierten?
Fondos privados de pensiones: ¿cómo funcionan y en qué invierten?

En Colombia, el Sistema General de Pensiones (SGP) está compuesto por dos regímenes: el público, administrado por Colpensiones, y el Régimen de Ahorro Individual, integrado por las Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías (AFP). Ahora bien, una de las principales diferencias entre ellos radica en que, en los fondos privados, el ahorro va a una cuenta personal que genera rendimientos con el paso del tiempo, mientras que en el público, el ahorro solo aumenta con la inflación y el aporte de los trabajadores, pues el dinero no se invierte. Según la revista Dinero, las cuatro AFP del país reciben aproximadamente $1 billón mensual proveniente de sus 15,2 millones de afiliados y lo invierten en diferentes activos.

La responsabilidad de estos fondos de pensiones privados es grande, pues deben hacer rendir los ahorros de los colombianos para que en un futuro puedan financiarse al retirarse de sus actividades laborales. Los fondos deben cumplir con una rentabilidad mínima para garantizar a sus clientes una pensión. No obstante, de acuerdo con el perfil de riesgo y la edad de la persona existen diferentes opciones de inversión del ahorro pensional, las cuales fueron creadas en el 2011 y se denominan multifondos.

Existen, entonces, tres portafolios: conservador, moderado y de alto riesgo. De acuerdo con Portafolio, en el conservador se invierte en activos de menor riesgo, como son los TES, los CDT, los bonos corporativos y demás. Al ser menos riesgosa su rentabilidad es más baja y, por regla, allí deben estar los recursos de aquellos cercanos a la edad de pensión, pues deben darle una mayor protección a sus ahorros.

En el moderado el objetivo es alcanzar mayores rentabilidades a mediano plazo, es decir, de 5 a 10 años. Se invierte en deuda pública y renta fija, pero se diversifica al invertir hasta un 45% en fondos de inversión colectiva, de capital privado y acciones, por lo que puede tener retornos más altos que el fondo conservador.

Finalmente, en el portafolio de alto riesgo se le da un mayor peso a inversiones volátiles que tienen un retorno potencial elevado, se invierte alrededor del 70% en renta variable local y exterior (acciones) y en fondos de capital privado. Sin embargo, activos más conservadores, como los TES y la renta fija, también tienen cabida, pero en menor proporción. Este fondo está destinado especialmente para jóvenes, pues tienen más tiempo y, por ende, una alta posibilidad de recuperarse de algún golpe en los mercados financieros.

En pocas palabras, hay portafolios para cada perfil de riesgo, no obstante, en cada caso es fundamental hacer que la rentabilidad sea consistente con los niveles de riesgo que se quieren asumir. Mientras tanto, los fondos de pensiones día a día siguen buscando oportunidades en el mercado y, al parecer, a nivel mundial existe una tendencia hacia la inversión sostenible, como lo son las ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo).

Lo invitamos a leer el artículo “¿Cómo entender la rentabilidad de una inversión?