Jair Bolsonaro, ¿lo que necesita la sociedad brasilera?

Jair Bolsonaro, ¿lo que necesita la sociedad brasilera?
Jair Bolsonaro, ¿lo que necesita la sociedad brasilera?

Reducir la deuda pública, redistribuir la carga tributaria, flexibilizar la legislación sobre el porte de armas y mantener una educación tradicional que no fomente la sexualización precoz, son solo algunas de las propuestas del actual candidato a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro.

Bolsonaro, con 63 años, es un militar retirado con una larga carrera política. Cuenta con el apoyo de grupos como: los evangélicos de su país y la clase alta. Sin embargo, estos no fueron su único soporte, el grueso de la población votó por él en la primera vuelta de las elecciones, alcanzando el 46% de los votos.

Pero ¿es realmente éste el candidato que necesita Brasil para recuperarse de la situación económica en la que se encuentra?

Recientemente el medio informativo BBC publicó un artículo en el que se refiere al político como “el único candidato de la derecha, que es conservador en las costumbres y liberal en temas económicos”. Esta cualidad lo ha hecho popular en Brasil, ya que los anteriores presidentes eran de izquierda, tuvieron fuertes escándalos de corrupción y sumieron al país en una de las crisis financieras más profundas de las últimas décadas.

Entre sus propuestas están también, favorecer la intervención estatal para fomentar el crecimiento económico, realizar una reforma pensional, incentivar a los bancos a brindar créditos a bajo costo como motor del emprendimiento e impulsar la inversión en el sector manufacturero, entre otras.

Sin embargo, para el diario estadounidense The New York Times, en su artículo (Ni Haddad ni Bolsonaro tienen lo necesario para evitar una crisis en Brasil), dice que Bolsonaro no tiene lo necesario para enfrentar la crisis económica de su país. Algunas de las razones de esto son, por ejemplo, los elevados niveles de desempleo y el elevado déficit fiscal. Así mismo, de acuerdo al mismo diario la deuda pública del país superaría el 100% del PIB en los próximos dos años, hecho que dificultaría su gestión.

Pero la razón por la que el New York Times lo ha llamado incapaz, básicamente es porque ante las diferentes problemáticas que sufre Brasil, el candidato no ha sabido explicar cómo las enfrentaría.

Por ejemplo, el hecho de que en la actualidad tres de sus hijos tengan cargos públicos o que haya realizado comentarios que lo hacen parecer machista, racista, homofóbico y misógino, es que se cree que un voto por él es un voto, no por el mejor, sino un voto por la alternancia en el poder, es decir un cambio de la izquierda a la derecha.

Lo que sí está claro es el hecho de que Brasil está pasando por una situación económica, social, política y cultural muy complicada y sea quien sea elegido deberá enfrentar problemáticas gigantescas.

Por ahora solo queda esperar lo mejor para para el país latinoamericano  y que el próximo 28 de octubre, en la segunda vuelta por la Presidencia, las personas salgan a las urnas y voten con conciencia.

Lo invitamos a leer: Venezuela y países con calificación de alto riesgo en inversión