La apertura virtual: facilidad y democratización del ahorro y la inversión

La apertura virtual: facilidad y democratización del ahorro y la inversión
La apertura virtual: facilidad y democratización del ahorro y la inversión

Hace algún tiempo, la inversión era destinada a personas con ingresos relativamente altos, no obstante, con el paso del tiempo y gracias a los avances tecnológicos, la mayoría de las personas se han acercado a este tipo de servicios financieros. Dos actores clave en este proceso fueron la industria fintech y las plataformas digitales desarrolladas por la banca y demás entidades del sistema financiero.

Las fintech son empresas dedicadas a ofrecer soluciones digitales y productos innovadores al sector financiero, por medio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Esta industria no solo ha contribuido a la inclusión financiera en Colombia, sino, además, ha cambiado el comportamiento de los usuarios.

De acuerdo con el portal web Colombia Fintech, estas empresas han revolucionado la manera como los consumidores están ahorrando, accediendo a préstamos, invirtiendo, realizando transacciones financieras, pagando y protegiendo su dinero. La industria hizo realidad los bancos digitales, brindó soluciones de pago, mejoró la gestión de finanzas personales y permitió la democratización de la inversión, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Hoy en día, cualquier persona puede depositar sus ahorros y poner a trabajar sus recursos en distintos vehículos de inversión desde montos bajos de dinero. Lo anterior, con el objetivo de que las personas obtengan rendimientos y cumplan sus metas de corto, medio y largo plazo, sin la necesidad de incurrir en grandes costos o trámites engorrosos.

A través de páginas web y diferentes aplicativos, las entidades bancarias ofrecen a sus clientes la posibilidad de realizar la apertura virtual de instrumentos de inversión como Certificados de Depósito a Término (CDT), Fondos Voluntarios de Pensión (FVP) y Fondos de Inversión Colectiva (FIC).

Lo invitamos a leer el artículo: “Conozca la diferencia entre estos tres vehículos de ahorro e inversión”. 

La apertura digital de un FIC: una gran oportunidad para rentar su dinero

Los FIC se han convertido en uno de los vehículos de inversión preferidos por los colombianos, pues permiten ahorrar e invertir el dinero en un gran portafolio de activos financieros (acciones, bonos, CDT, Títulos de Deuda Pública y demás) y no financieros (inmuebles y derechos económicos).

Frente a esto, la firma Capital Analytics, citada por Portafolio, mencionó que, al cierre de 2020, en Colombia, los activos administrados en los FIC fueron de $109,18 billones, y el número de inversionistas partícipes en ellos alcanzaron máximos históricos. Entre enero y septiembre de 2020, el aumento de los activos bajo administración en estos fondos fue de $15,72 billones, lo que equivale a un crecimiento del 17,28% con respecto al año anterior, explicó La República.

Así, al ser un vehículo con fondo colectivo y con la oportunidad de invertir los recursos en una variedad de activos y bajo la administración de profesionales, los posibles rendimientos o utilidades que pueden generar son uno de los atractivos de los FIC. Adicionalmente, las distintas alternativas y facilidades brindadas por el sector bancario como la apertura, desde cualquier lugar, momento y a partir de montos bajos de dinero como, por ejemplo, de $200.000, son algunos de los factores que han incentivado la inversión en este vehículo.

Facilidades para la inversión: el cambio en las metas de los colombianos

Las diferentes alternativas ofrecidas por las entidades bancarias a los clientes para la apertura de estos vehículos han incentivado el ahorro y la inversión en las personas, quienes han transformado sus metas y plazos para cumplir sus objetivos.

Anteriormente, el ahorro y la inversión eran para comprar una casa o ejecutar propósitos en el largo plazo. Ahora, según un estudio citado por Portafolio, las personas buscan efectuar metas de corto plazo como, un viaje, la compra de una bicicleta o el pago del estudio, mediante una inversión de riesgo medio o bajo, a un tiempo máximo de 12 meses.

En definitiva, con los avances tecnológicos, los aportes de la industria fintech y la apertura virtual, la democratización de la inversión en FIC, FVP y otros vehículos ha sido posible. En la actualidad, la alternativa de poner a rentar el dinero no es exclusiva de algunas personas, hoy en día, cualquier individuo puede cumplir sus metas mediante el ahorro y la inversión.