La economía de las pandemias y epidemias

La economía de las pandemias y epidemias
La economía de las pandemias y epidemias

Con el reciente brote de coronavirus (COVID-19) y la reciente declaración de la OMS que indica que esta es una pandemia, el economista Douglas Holtz-Eakin publicó en el American Action Forum un artículo denominado “La economía de las pandemias”. En este, el autor explica la afectación que causan estas enfermedades en la economía mundial. Holtz-Eakin menciona que el impacto económico de las pandemias se da por dos lados: el de la oferta y el de la demanda.

En cuanto a la oferta, la pandemia perjudica principalmente la mano de obra. Primero, a corto plazo, los trabajadores se enferman (algunos se recuperan) y no pueden asistir a trabajar temporalmente. Sin embargo, lamentablemente, a largo plazo, la enfermedad provoca la muerte de muchas personas. Esto resulta en una contracción de la economía ya que se trabajan menos horas y, así mismo, hay menos trabajadores.

Ahora, del lado de la demanda,se presenta una reducción del gasto. La existencia de la pandemia lleva a las personas a la “auto-cuarentena”, es decir, prefieren dejar de ir a restaurantes, cines, centros comerciales, estadios y demás lugares públicos por miedo al contagio. Al dejar de realizar actividades de este tipo, hay reducciones impresionantes en el consumo que afectan diversos sectores de la economía.

Impacto del coronavirus con relación al ébola

El coronavirus se ha extendido a más de 90 países e infectado a más de 4 millones de personas aunque, hasta ahora, se estima una mortalidad de 3%, de acuerdo con un estudio publicado en la revista médica británica The Lancet. No obstante, dada la interdependencia global, la economía mundial se ha visto afectada y un claro ejemplo de esto es el desempeño de los mercado financieros de Estados Unidos, Europa y Asia.

Según Portafolio, con el esparcimiento del coronavirus, la semana del 24 de febrero de 2020 los mercados de Estados Unidos sufrieron su peor semana desde la crisis financiera de 2008. Los tres principales índices del país norteamericano terminaron con una caída de aproximadamente 10%.

Si se compara con la epidemia de ébola que se dio en África en 2014 que infectó a 28.639 personas y mató a 11.316, el coronavirus tiene una tasa de mortalidad menor. Durante este brote, el ébola tuvo una tasa de mortalidad superior al 50% y, particularmente, tuvo un impacto devastador en las economías de Guinea, Liberia y Sierra Leona. Estos tres países juntos perdieron US$2,2 mil millones en PIB en 2015, explicó la BBC.

Adicionalmente, el crecimiento del PIB de Liberia se redujo 8 puntos porcentuales entre 2013 y 2014, el sector privado de Sierra Leona perdió la mitad de su fuerza laboral y, en todo el mundo, los países que lucharon contra la epidemia invirtieron más de US$3.600 millones.

En conclusión, ante estas crisis de salud pública, lo primero que deben hacer los gobernantes es acatar medidas para reducir la propagación de la enfermedad. No obstante, económicamente hablando, es fundamental mantener en funcionamiento las cadenas de suministro para mitigar los efectos que puede tener una epidemia en la economía.

Lo invitamos a leer el artículo “Las predicciones del pesimista que anunció la crisis de 2008“.