La importancia de mantener las cadenas productivas en épocas de crisis

La expansión del COVID-19 a nivel mundial afectó diferentes dimensiones de los países y causó en muchos de ellos una crisis social, económica y sanitaria. Las cuarentenas y medidas tomadas para frenar la propagación de la enfermedad golpearon el consumo y afectaron a todos los actores de la sociedad, siendo las empresas unas de las más perjudicadas.

Este virus, más allá de ser un problema de salud pública, es también un virus económico y, si bien la salud es prioridad para garantizar el bienestar de la población, también lo es proteger las compañías y el entramado productivo del país.

Para empezar, es importante entender a cada empresa como un nodo en una compleja red de interconexiones que, en este caso, es la economía. Así, las compañías se relacionan entre sí y forman cadenas productivas. Entonces, al ser un entramado y una red interdependiente, la pérdida de una empresa representa un gran riesgo también para todos los que están relacionados con ella, como lo son los proveedores, clientes e incluso otras compañías con las que se relacionan a través de terceros.

Siendo así, la quiebra de una compañía, además de impactar los ingresos de los hogares colombianos, implica muchas otras cosas dentro del tejido empresarial y trae numerosas consecuencias para la sociedad. Una de ellas es el desempleo. Las cifras reveladas recientemente ofrecen evidencia de la magnitud de las repercusiones de la quiebra de las empresas. A junio de 2020, según el DANE, el 19,8% de los colombianos en edad laboral no cuenta con un empleo.

Igualmente, si una empresa desaparece, los clientes ya no van a disfrutar de sus productos y servicios, la relación con sus proveedores se terminará, se destruye el conocimiento, baja la productividad del país y el Gobierno dejará de recibir impuestos. Por lo tanto, cada compañía, ya sea grande o una mipyme, contribuye en gran medida al desarrollo económico de Colombia.

En conclusión, mantener el tejido empresarial es de mucha importancia para el bienestar de todos. Es momento de trabajar en conjunto para mantener las cadenas productivas del país. Las crisis siempre se superan y la economía es cíclica, por lo que nos espera un periodo de recuperación que debemos aprovechar.

Lo invitamos a leer:  Comercio electrónico: presente y futuro del desarrollo en Colombia