Luego de descansar en vacaciones, reflexione sobre el ahorro y piense en invertir a futuro

Luego de descansar en vacaciones, reflexione sobre el ahorro y piense en invertir a futuro.

Muchos son los intentos y por desgracia también muchas las veces en que empezar el ahorro se queda solo en un buen propósito. Aproveche que ya pasaron las vacaciones y descubra lo fácil que puede ser planear las inversiones de este año.

1. Definir un objetivo

Ahorrar con un fin determinado (el capital inicial para arrancar un negocio, vacaciones al extranjero o por ejemplo, la cuota inicial de una casa) es el mejor incentivo para empezar. Es preferible iniciar con metas a corto plazo de 3 o 6 meses, de este modo reforzará el hábito del ahorro. Al alcanzar un par de objetivos cortos intente con uno de mediano plazo (uno a tres años), para finalmente sumarse al reto de largo plazo.

2. Pensar a largo plazo

Es importante no solo pensar en el presente. Para tener éxito en el ahorro piense a mediano y largo plazo: mínimo 12 meses. Tenga presente que más allá del monto lo fundamental es la constancia.

3. Ahorrar una cantidad fija al mes

Es fundamental que, al distribuir los ingresos del hogar se destine de manera obligatoria una cantidad fija al ahorro. El primer error es pensar en guardar “lo que sobre” al final de la quincena ya que la realidad es que, por costumbre, no hay sobrante. Recuerde que la constancia es indispensable. No deje pasar un mes sin ahorrar y tampoco caiga en la trampa de gastar pensando en que guardará el doble el mes siguiente.

4. Incrementar el ahorro, no el gasto

Es muy común que cuando los ingresos familiares aumentan también se incrementen los gastos. Por esto, es importante preguntarse si antes del aumento de los recursos vivía con un presupuesto determinado, no hay razón para que no pueda seguir cubriendo sus necesidades con la misma cantidad. La mejor opción es destinar 50% del dinero extra al ahorro o inversión y el otro 50% al gasto corriente. Mientras más se ahorre, mayor será el monto acumulado y más rápido llegará a sus metas.

5. Atreverse a invertir

Ahorrar no es invertir. En el mercado existen diversas opciones de inversión que se ajustan a diferentes necesidades y presupuestos. El dinero termina perdiendo valor adquisitivo por efectos de la inflación. El siguiente paso natural tras ahorrar es la inversión. Si usted trabaja con empeño ¿por qué su dinero no?

Por último, recuerde que para lograr cada objetivo es muy importante establecer metas realistas lo cual le dará más probabilidades de alcanzar lo propuesto.

Si le gustó este artículo lo invitamos a leer: “El retiro, vacaciones permanentes”.