Monedas fuertes o monedas débiles

Monedas fuertes o monedas débiles

El oro, más allá de ser un metal valorado en el mundo financiero, es un elemento importantísimo en la historia moderna de la humanidad, pues por muchos años fue el principal referente de valor reconocido mundialmente.

Si bien desde hace muchos siglos se le otorgó cierto poder transaccional, no fue sino hasta el siglo XIX que los países adoptaron como sistema monetario el patrón oro, es decir que, el valor de cada unidad monetaria estaba respaldada por determinada cantidad de oro. Durante muchos años este patrón fue la base del sistema financiero internacional.

La fortaleza de una moneda estaba asociada a la cantidad de oro que esta representaba. En el siglo XX el patrón oro fue reemplazado por el orden de monedas fiduciarias y con él cambió la concepción de moneda fuerte.

La fortaleza de una moneda en el sistema fiduciario

Actualmente, son varias las cualidades qué hacen que una moneda sea fuerte, entre las más relevantes están el alto valor en el mercado de divisas, que son ampliamente usadas en las transacciones internacionales y que cuentan con respaldo y estabilidad en los mercados financieros.

Por lo general, estas monedas provienen de países con estabilidad política y económica. En épocas de recesión, sirven de moneda refugio, pues tienden a devaluarse o depreciarse menos que las demás.

Una moneda fuerte no es necesariamente buena

Si bien una moneda fuerte contiene cualidades positivas como las anteriormente nombradas, esto no siempre es bueno. Por ejemplo, una moneda fuerte puede retrasar la recuperación económica de un país tras una etapa de recesión, pues las exportaciones se ven afectadas. Al ser fuerte su divisa, a los demás países con monedas más débiles les sale muy costoso importar productos de este país, afectando a las empresas locales. Una de las medidas a las que a veces acuden los países, es mantener su moneda débil para fortalecer las exportaciones.

Divisas como el dólar, el yen, el euro, el franco, la libra, entre otras, son reconocidas mundialmente por ser fuertes. En países del medio oriente, gracias al petróleo y la fortaleza de sus economías, hay monedas que están ganando importancia a nivel mundial.

Como puede ver, el hecho de que haya monedas más fuertes que el peso colombiano no es necesariamente negativo. Analizar otros factores permite ver otra cara de la moneda, donde la debilidad de una divisa puede terminar siendo favorable para las empresas locales.

Lo invitamos a leer el artículo “¿Qué determina el precio del dólar en Colombia?