Recesión económica: ¿qué es y cuándo se origina?

¿Qué es una recesión económica?
¿Qué es una recesión económica?

Se habla de recesión cuando hay decrecimiento de la actividad económica de un país o región durante un periodo de tiempo. Generalmente, se considera que existe recesión cuando la tasa de variación del Producto Interno Bruto (PIB) en un territorio es negativa en dos trimestres consecutivos o en un semestre.

Sin embargo, para la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos (NBER, por sus siglas en inglés), una recesión se origina no solo cuando hay una baja significativa en la actividad económica, sino también, cuando hay una disminución en el ingreso de las personas, el empleo y las ventas de productos o servicios.

De acuerdo con El Economista, un periodo de recesión se caracteriza por:

  • Aumento del desempleo, pues al no haber crecimiento en la economía, no hay capacidad para generar nuevos puestos de trabajo. En caso de presentarse un decrecimiento en el PIB, lo más probable es que incrementen los despidos.
  • Reducción del consumo, ya sea por el aumento generalizado en los precios (inflación) o por la disminución de capacidad adquisitiva de las personas para comprar bienes o servicios. Lo anterior, puede ser consecuencia, por ejemplo, del incremento en las tasas de interés.
  • Aumento en la cartera vencida de los créditos, provocada por la falta de capacidad de pago de los deudores, como consecuencia de la inflación y del aumento en las tasas de interés.
  • Pérdida de la inversión, provocada por la incertidumbre y la pérdida de confianza en el mercado.

¿Cuáles factores originan una recesión económica?

Muchos factores pueden originar recesión económica en un país. Sin embargo, los expertos suelen coincidir en que ocurre después de un proceso de expansión y crecimiento económico, caracterizado por la sobreproducción.

De acuerdo con Rankia, la inflación es otro factor que lleva a que una economía entre en recesión. Cuanto mayor sea el aumento en los precios, menor será el porcentaje de bienes y servicios que se pueden comprar con la misma cantidad de dinero. Un fenómeno económico que tiende a disminuir el consumo e impactar el crecimiento.

La recesión, también, puede ser atribuida a las decisiones en política monetaria de las entidades y a la presencia de conflictos bélicos.

¿Por qué se está hablando de recesión?

El decrecimiento en la economía estadounidense ha alertado sobre una posible recesión en ese país. Según cifras del Departamento de Comercio, en el primer y segundo trimestre, el PIB de Estados Unidos se contrajo en 1,6% y 1,0%, respectivamente.

Adicionalmente, la economía estadounidense está siendo impactada por una elevada inflación que está desincentivando el consumo y afectando el crecimiento. De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (BSL), en junio, el Índice de Precios al Consumidor alcanzó una variación anual del 9,1%, una cifra histórica (1981).

A pesar de la contracción en el PIB y la elevada inflación, la economía estadounidense generó, en promedio, 457 mil empleos en el primer semestre de este año, alcanzando una tasa de desempleo del 3,6%.

Según la secretaría del Tesoro, Janet Yellen, citada por La República, si bien la economía estadounidense se está desacelerando, no significa que esté en recesión, dada la solidez del mercado laboral y la fuerte demanda.

Finalmente, distintos analistas han pronosticado que la mayor economía del mundo podría entrar en recesión. Expertos de Goldman Sachs calcularon una probabilidad del 30% y especialistas de Bank of America, afirmaron que es posible que, en este año, Estados Unidos entre en una leve recesión.

Ante este panorama, es importante que tenga en cuenta que, lo habitual de una recesión es que se produzca de manera paulatina y, en consecuencia, de que se puedan tomar medidas para evitar que ocurra.