Opciones para invertir en arte, un mercado en crecimiento

Opciones para invertir en arte, un mercado en crecimiento
Opciones para invertir en arte, un mercado en crecimiento

Una obra de arte no es solo una pintura o una escultura que sirve para decorar o ambientar un espacio. También, es un activo capaz de valorizarse en el tiempo, convirtiéndose en una opción interesante para aquellos que buscan obtener posibles rendimientos.

El mercado del arte ha ido creciendo cada año. Un estudio realizado por la entidad financiera suiza UBS, citado por El Tiempo, reveló que, en 2020, las ventas globales de arte totalizaron US$50.1billones. De este monto, US$12.4 billones corresponden a operaciones ejecutadas por internet, cifra que duplicó el número obtenido en 2019.

La digitalización ha contribuido a democratizar la inversión en arte, lo cual ha desmitificado la creencia común, que sostiene que, es una alternativa exclusiva para personas con ingresos altos o que poseen una gran fortuna monetaria. Hoy en día, en el mercado, existen distintas alternativas que permiten a los interesados transar obras a partir de bajos montos.

Alternativas para invertir en arte

De acuerdo con Sylvia Borrero, cofundadora de Artrade, la tienda virtual de creaciones artísticas más grande de Colombia, entre las opciones para invertir en arte están: los anticuarios, las galerías y las páginas web o plataformas que permiten comercializar obras físicas y digitales.

Recuerde que, los anticuarios son lugares donde se compran y venden exclusivamente antigüedades, mientras que, las galerías son espacios abiertos al público donde se exhiben, promocionan y transan todo tipo de creaciones artísticas. Para Borrero, la principal ventaja que ofrecen estos lugares es la trayectoria y el trabajo de posicionamiento realizado con los artistas, factores que pueden incidir en la valorización de una obra.

Sin embargo, en estos espacios físicos, el proceso para revender una creación artística suele ser más lento, comparado con las páginas web y plataformas dedicadas a la comercialización de estos activos. En los canales digitales, si un inversionista compra una obra y la desea vender, la puede poner de inmediato en el mercado, explicó Borrero.

Las alternativas mencionadas con anterioridad, permiten a los interesados la adquisición de la obra física o digital. No obstante, existen otras opciones que posibilitan a las personas invertir en arte sin la necesidad de comprar una creación artística. Un ejemplo de esto son las acciones y los fondos de inversión.

La primera opción es transar acciones de compañías relacionadas con el mundo del arte, las cuales coticen en el mercado bursátil. Y, la segunda, son fondos de inversión que invierten los recursos, exclusivamente en activos relacionados con creaciones artísticas. Un ejemplo de esto, es el British Rail Pension Fund.

Antes de tomar una decisión de inversión, Borrero recomienda a los interesados, investigar al artista y la procedencia de la obra. Para esto, las personas pueden ingresar a internet y revisar la información, indagar si ha tenido o no exposiciones, si ha ganado premios o ha obtenido algún reconocimiento, entre otros aspectos.

Finalmente, de acuerdo con Borrero, es importante que los compradores exijan el certificado de autenticidad y un documento que plasme la transacción de una obra, pues son elementos fundamentales para demostrar el valor de una creación artística.

Lo invitamos a ver: “La inversión en Colombia con Felipe Noval”.