Por primera vez, el agua cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York

Por primera vez, el agua cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York
Por primera vez, el agua cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York

El agua es un recurso natural fundamental para la vida y, por primera vez, empezó a cotizar en el mercado de futuros de la Bolsa de Wall Street. Frente a este hecho histórico, ¿Qué representa esta medida y cuáles son sus principales implicaciones?

Para empezar, es clave comprender que un futuro es un contrato en el que las partes se comprometen a intercambiar un activo (el uso del agua, en este caso) en una fecha futura, pero el precio, la cantidad y el periodo de vencimiento del trato se deciden en el presente. De esta forma, los futuros son una herramienta útil para asegurar la existencia de un recurso ante la posible escasez de este, mencionó el diario La República.

De ahí que, la carencia de agua y el deterioro ambiental en Estados Unidos fueron algunos de los factores que generaron la entrada de este recurso natural al mercado de capitales. Según Bloomberg Green, el agua ingresó a la bolsa como resultado de las condiciones climáticas que devastaron la costa oeste del país norteamericano en septiembre de 2020 y, las cuales, ocasionaron impactos negativos en los cultivos agrícolas más grandes del país, es decir, en el estado de California.

Por ello, al considerar la amenaza de incendios forestales, posibles olas de calor y seguía, la cotización del agua en el mercado de futuros se convirtió en una solución para los agricultores, productores o cualquier persona que hace uso de este recurso, pues mediante estos contratos se da cobertura frente al riesgo de escasez de agua y se limita el incremento en el precio del bien, explicó Bloomberg Green.

Así, el pasado 7 de diciembre de 2020, el agua ingresó al mercado de futuros de Wall Street, bajo el índice Nasdaq Veles California Water Index y la denominación NQH2O. Este índice es un indicador de precios de cotización del recurso en la Bolsa, el cual se estima alrededor de los $US 500 por un acre-pie. Este último es equivalente a 1.233 metros cúbicos (m3) de agua.

Sin embargo, es importante mencionar que, aquello que se cotiza en la Bolsa de Nueva York no es el agua en sí misma ni el acceso al recurso por parte de la población a nivel mundial. Esta transacción comprende los contratos sobre los derechos de uso del agua en las cinco principales cuencas hidrográficas del Estado de California, por un periodo de tiempo determinado (hasta 2022), explicó La República.

Al respecto, según el periódico El País de España, esto es algo que siempre ha funcionado de manera informal en diferentes lugares del mundo, como con el sistema de riego, pues, pese a que el agua sea un bien público, en la mayoría de los países, “es posible otorgar derechos de uso de este recurso, a través de concesiones o licencias administrativas”.

En este contexto, usted se estará preguntando ¿cuáles son las implicaciones de esta medida? 

Por el momento, que el agua empiece a cotizar en la Bolsa de Nueva York tiene un impacto directo únicamente en el Estado de California, Estados Unidos. Lo anterior, significa que no modificará el acceso o precio del recurso en otras regiones del mundo, como en América Latina. No obstante, este acontecimiento histórico ha sido motivo de debate.

Por un lado, hay quienes sostienen que existe la posibilidad de que este mecanismo financiero contribuya a gestionar de forma más eficiente el agua y promueva su conservación y, por el otro, hay posiciones que consideran peligroso que se especule con un recurso esencial para la vida humana, de acuerdo con lo afirmado por Deutsche Welle (DW).

Para algunos especialistas consultados por la DW, con esta medida, regiones como América Latina, pueden correr un riesgo a futuro, ya que sus territorios cuentan con abundantes fuentes de agua y esto puede acentuar las “entradas a territorios de pueblos indígenas y el desplazamiento de la población” o afectar a sus economías, que son mayormente agrícolas.

En definitiva, la cotización del agua en la Bolsa de Wall Street no implica la negociación sobre el acceso a este recurso ni requiere de entrega física de este, sino, por el contrario, es una transacción puramente financiera que afecta a una zona geográfica en particular.

Lo invitamos a leer el artículo: “Elementos que no puede pasar por alto antes de invertir en el exterior”.