¿Qué hacer cuando un cliente no le paga?

¿Qué hacer cuando un cliente no le paga?

Es muy común que las empresas contraten a alguna persona en la modalidad de freelance (contratan a un trabajador independiente para que desarrolle determinada tarea), o que contraten los servicios de otro negocio, con el fin de adquirir un determinado producto o servicio. En estos contratos, que son muy comunes y tienen una duración específica, siempre existe un riesgo de impago.

En algunas ocasiones, el posible impago se debe a problemas de liquidez de la empresa contratante, otras veces se debe a la mala fe del pagador. Para todos los casos siempre hay una solución. Si usted es dueño de un pequeño negocio o es una persona natural que presta sus servicios o vende sus productos a otras empresas, le contamos qué puede hacer para solucionar esta molesta situación.

Lo primero que debe hacer es contactar al cliente y averiguar la causa por la demora en el pago. Muchas veces, el cliente se olvidó de cancelar la deuda y, con el solo recordatorio, procede a cancelarla. En caso de que el cliente haya tenido algún imprevisto, emergencia o inconveniente y presente problemas de liquidez para pagar la factura, estas pueden ser algunas medidas a adoptar para recibir su dinero:

Averigüe qué sucedió y negocie la deuda. Busque soluciones con el deudor. A pesar del inconveniente del cliente, en ocasiones puede ser mejor conciliar.

Extender el plazo del pago. Darle un poco más de tiempo a cambio de una compensación económica.

Estudie la posibilidad de que le paguen a plazos. Esta puede ser una solución que satisfaga a ambas partes.

¿Qué puede hacer por usted el deudor? A veces, usted puede estar necesitando algún servicio o producto de quien fue su cliente. Esta puede ser una manera interesante de negociar el pago.

¿Qué medios de pago le ofrece? Recuerde que existen diferentes medios de pago, por ejemplo, canales digitales. Ofrézcale y recuérdele que existen diferentes alternativas.

A pesar de que algunos clientes tienen la intención de pagar, hay otros que simplemente no desean hacerlo y postergan el pago para evadirlo. Para este caso, hay que tomar decisiones más radicales:

Contactar una empresa de cobranzas. Esta se encargará de gestionar la deuda y garantizar el pago.

Tome medidas judiciales o mediante un proceso ejecutivo. Cobrar forzadamente la deuda, interponiendo una demanda ante un juez municipal de pequeñas causas y competencia múltiple, pidiendo que se ordene el pago.

También se puede exigir por medio de un proceso ejecutivo, donde un juez podrá ordenar el pago de la deuda. De no ser pagada, el juez puede odenar rematar los bienes del deudor o tomar otras medidas para garantizar el pago de las obligaciones.

El riesgo de impago se puede prevenir

Le contamos dos maneras de prevenir una posible situación de este tipo:

Reducir la factura por pronto pago. A la hora de celebrar el contrato, puede ofrecer un descuento si se realiza el pago antes de determinada fecha. Esto puede ayudar a que le hagan el pago de manera más rápida.

Cobrar su factura por medio de una entidad de factoring de manera anticipada. En este caso, la entidad de factoring le descontará un porcentaje de la factura. (Lo invitamos a leer el artículo, Factoring, una alternativa para tener liquidez en su empresa).

Recuerde que antes de tomar medidas legales, por medio del diálogo puede encontrar soluciones que satisfagan a las dos partes. Sin embargo, es preferible cortar los negocios con deudores morosos, pues como reza el dicho popular, es mejor prevenir que lamentar.