Factoring, una alternativa para tener liquidez en su empresa

Factoring, una alternativa para tener liquidez en su empresa

¿Algún cliente se ha demorado en pagarle alguna factura, afectando la liquidez de su empresa? Ante la demora en el pago de facturas, ¿ha tenido complicaciones para pagar la nómina, los créditos bancarios y comprar insumos?

Empresarios que han pasado por encrucijadas como estas han podido solventarlas por medio del factoring. Por eso, le contamos en qué consiste esta solución, qué tipos de factoring son los más comunes y qué ganan los prestamistas y los beneficiarios.

¿Qué es el factoring?

El factoring se constituye legalmente en Colombia con la Ley 1231 de 2008. Por medio de esta norma “se unifica la factura como título de valor como mecanismo de financiación para el micro, pequeño y mediano empresario”.

El factoring es una herramienta que permite que las empresas obtengan liquidez, negociado sus facturas por cobrar. Esta herramienta funciona de la siguiente manera:

1. La empresa le traslada el cobro de la factura a una entidad de factoring.

2. La entidad le paga a la empresa la factura de manera anticipada. A cambio de esto, la empresa deja de percibir un porcentaje de la factura.

3. Normalmente, la entidad asume el cobro de la factura y los riesgos de impago. Sin embargo, hay otra modalidad donde la empresa que cede la factura asume ese riesgo.

Modalidades de factoring en Colombia:

● Con recurso: La entidad de factoring no asume el riesgo de impago de la factura cedida.

● Sin recurso: La entidad sí asume el riesgo del impago.

● Con notificación: El deudor es informado que las facturas cambiaron de beneficiario.

● Sin notificación: El deudor desconoce la operación.

● A la vista: La entidad de factoring paga la factura en el momento en que esta es cedida.

● Al vencimiento: La entidad le paga a la empresa en el momento en que se vence la factura.

Esta herramienta financiera nació pensando en las Mipymes, pues muchas veces las grandes empresas se demoran entre 30 y hasta 120 días para el pago de la factura, afectando seriamente las finanzas de las Mipymes y poniendo en riesgo su supervivencia.

Al no existir sanciones por la demora en el pago de las facturas, las empresas recibidoras del servicio no se ven obligadas a pagarlas a tiempo (lo invitamos a leer el artículo El proyecto de ley que busca proteger a las Mipymes).

Actualmente, está en curso un proyecto de ley que establece sanciones para las empresas que no paguen las facturas en un plazo de 60 días.

Lo invitamos a leer Hacer inversiones temporales puede ser la solución para sacar a su pyme de apuros financieros