Sarlaft 4.0: innovación digital para el sector financiero

Sarlaft 4.0: innovación digital para el sector financiero
Sarlaft 4.0: innovación digital para el sector financiero

El pasado 2 de septiembre de 2020 la Superintendencia Financiera de Colombia presentó el Sarlaft 4.0, una nueva versión del sistema que ayudará a reducir el lavado de activos y a prevenir la financiación del terrorismo. En la Circular Externa 027 de 2020, la entidad menciona que esta actualización se realiza con la intención de mejorar los sistemas de gestión de riesgos, garantizar la transparencia y fomentar la inclusión financiera.

¿Qué es el Sarlaft?

El Sarlaft, como sus siglas lo indican, es el Sistema de Administración del Riesgo de Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo. Desde 2008, esta herramienta les permite a las entidades conocer a sus clientes y, de esta forma, saber el origen de sus recursos y las actividades comerciales en las que están involucrados. 

Así, este sistema ayuda a que las entidades reduzcan el riesgo de ser usadas para legalizar activos de actividades delictivas, pues las “políticas y procedimientos permiten identificar, verificar y confirmar la identidad del potencial cliente”, según el portal Actualícese. 

¿Cuáles son los beneficios del Sarlaft 4.0?

De acuerdo con la Superfinanciera, esta actualización promueve la adopción de herramientas tecnológicas, por lo que se podrán vincular clientes de manera digital, y elimina el carácter obligatorio del formulario de vinculación. De esta forma, se crea un ambiente adecuado para avanzar en innovación y mejorar la inclusión financiera en el país. 

El principal cambio del Sarlaft 4.0 es que el enfoque está basado en riesgos, se implementan recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y, adicionalmente, se cumple con parte de los requerimientos establecidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

Finalmente, como complemento al Sarlaft, las entidades vigiladas por la Superfinanciera deberán recolectar la información básica, socioeconómica, financiera y transaccional del cliente dependiendo de su perfil de riesgo. Así mismo, como fuentes de información podrán usarse las bases de datos públicas, propias o externas, las de prestadores de servicios ciudadanos y se permitirá intercambiar información entre las entidades que conformen un mismo conglomerado financiero, menciona Valora Analitik.

Se espera que este cambio mejore la seguridad y transparencia del sistema y que el Sarlaft 4.0, mediante la vinculación simplificada, fomente la inclusión financiera. 

Lo invitamos a leer este artículo: “El Blockchain y los bonos transforman el sector financiero“.