Transacciones electrónicas, una tendencia cada vez mayor

Transacciones electrónicas, una tendencia cada vez mayor

El sistema financiero ha evolucionado. De acuerdo con el diario La República, Redeban, facilitador del desarrollo de la industria de pagos, reportó que en el primer semestre del año se registraron más de 362,8 millones de transacciones electrónicas.

Para el cierre del año en curso, la compañía espera que se realicen más de 780 millones de transacciones. Esta es la meta que Redeban espera alcanzar. ¿Lo logrará? Cualquier cosa puede pasar, sin embargo, hasta el momento los resultados son sorprendentes. La cifra de transacciones electrónicas del primer semestre del año representa un aumento del 26% respecto a lo registrado en el mismo periodo del año anterior.

Lo invitamos a leer el artículo “Comercio electrónico: presente y futuro del desarrollo en Colombia

Esto significa que los colombianos realizamos más de 2 millones de transacciones electrónicas al día. El 86% de las compras aún se realizan en efectivo, sin embargo, la transformación del sector financiero es una realidad y cada vez es mayor el esfuerzo que hacen los bancos por ahorrarle tiempo a sus clientes.

Andrés Felipe Duque, presidente de Redeban, aseguró que estas cifras han sido la respuesta a un mayor crecimiento en la aceptación de los colombianos respecto a este medio de pago. Los puntos con datáfonos aptos para realizar transacciones electrónicas han crecido. En el primer semestre de 2018 había 220.000 puntos, mientras que durante el mismo periodo de 2019 la cifra creció a 254.000.

Según el diario La República, “los servicios de corresponsalía bancaria y de e-commerce fueron de los segmentos de mayor crecimiento en volumen de transacciones. El primero creció más de 50% respecto a 2018, y el segundo, más de 34%”. Los bancos buscan siempre redistribuir capital de un sector a otro. Por esto, su influencia en el ritmo de crecimiento de la economía es importante. Como fue mencionado anteriormente, hasta el momento los servicios de corresponsalía bancaria y de e-commerce llevan la delantera. Se espera que cada vez sea más los beneficiados por esta tendencia.