ABC de las transferencias internacionales

ABC de las transferencias internacionales
ABC de las transferencias internacionales

Hoy en día, enviar o recibir dinero del exterior es posible gracias a las transferencias internacionales. Actualmente, además de las entidades bancarias, hay empresas remesadoras (compañías que realizan giros o envíos de dinero a otros países) y plataformas digitales que hacen posible esta operación. Sin embargo, existe una diferenciación en la prestación del servicio.

De acuerdo con Fernando Figueredo, Trader Senior del Banco Davivienda, el mecanismo tradicional es una transferencia bancarizada, es decir, aquella que se realiza de una cuenta de una entidad financiera de un país a una diferente de otro banco en un territorio distinto. La otra opción, son las casas remesadoras que permiten transferir dinero desde o hacia el exterior para ser reclamado en puntos específicos.

Para realizar una transferencia bancarizada, el cliente debe hacer llegar a la entidad financiera información relacionada con el beneficiario como país en el que se encuentra, nombre, código SWIFT e IBAN del banco en el exterior, entre otros.

El código SWIFT permite identificar el banco, mientras que el IBAN sirve para reconocer la cuenta. Ambos son usados en transferencias internacionales y, por lo general, están integrados por números y letras.

Además, en las transferencias bancarizadas es necesario que los clientes entreguen soportes sobre la procedencia del dinero.

Según Figueredo, el Gobierno entregó a las entidades financieras la tarea de velar por el cumplimiento de las normas relacionadas con el lavado de activos y financiación del terrorismo. Asimismo, el Banco de la República delegó a estas la responsabilidad de la correcta canalización cambiaria. Por esto, los bancos solicitan a los clientes soportes para realizar este tipo de operaciones.

Por el contrario, en las casas remesadoras o plataformas digitales se asume que todas las transferencias corresponden a remesas familiares y, por tanto, no se requiere de esta información adicional, mencionó Figueredo.

¿Cómo elegir el medio para realizar la transferencia?

Entre los factores que debe considerar para tomar una decisión se encuentra:

Condiciones del beneficiario. Las transferencias bancarizadas solo se pueden realizar entre cuentas. Si el beneficiario no cuenta con una se debe recurrir a otro medio.

Montos. Mientras que las casas remesadoras permiten realizar transferencias hasta ciertos montos de dinero (US$1.000), los bancos permiten sumas más altas.

Costos. Tanto las entidades financieras como las empresas remesadoras cobran una comisión por enviar y recibir dinero. El costo varía dependiendo de cada institución y de los montos que se desean transferir. Por esto, hay que evaluar cuál alternativa podría resultar mejor en términos de costos, teniendo en cuenta tanto la comisión cobrada como la tasa de cambio utilizada por la entidad, explicó Figueredo.

Cobertura. De acuerdo con Figueredo, la transferencia bancarizada no tiene limitaciones de cobertura, pues el sistema permite hacer llegar el dinero a otra cuenta, a través de bancos corresponsales o por medio de un tercer banco que actúa como intermediario. Las casas remesadoras tienen menor cobertura, debido a que no cuentan con sucursales en todos los países.

Así, dependiendo de la facilidad del trámite, disponibilidad de recursos, cobertura y costos, el cliente podrá tomar una decisión. Para más información lo invitamos a consultar a profesionales.

Lo invitamos a leer el artículo:“La apertura virtual: facilidad y democratización del ahorro y la inversión”.