Entidad colombiana emitió un bono perpetuo: ¿en qué consiste este instrumento?

Entidad colombiana emitió un bono perpetuo: ¿en qué consiste este instrumento?
Entidad colombiana emitió un bono perpetuo: ¿en qué consiste este instrumento?

Por primera vez en la historia, una entidad financiera colombiana emitió un bono perpetuo en los mercados internacionales, el cual tuvo órdenes de compra de inversionistas provenientes de 26 países.

Para empezar, un bono perpetuo es un título de deuda que se caracteriza por no tener una fecha de vencimiento. Aunque en algunos países también se le suele llamar así a los bonos que tienen un plazo largo, por ejemplo, 100 años.

Entre las particularidades de los bonos perpetuos está que el emisor paga un cupón fijo mientras el bono esté vigente. Este tipo de bonos pueden tener la característica de ser recomprables en un tiempo determinado, generalmente entre 5 y 10 años, donde el emisor paga el valor nominal de los mismos y los cancela.

Según Jaime Castañeda, Vicepresidente de Tesorería del Banco Davivienda, este instrumento financiero es mucho más complejo y sofisticado que un bono ordinario o un Certificado de Depósito a Término (CDT), pues combina las características de la deuda (paga un interés al inversionista) y de capital (es capaz de asimilar las pérdidas del emisor).

En cuanto a los intereses, estos son fijados en las condiciones iniciales de la emisión del bono. Dependiendo de lo establecido en ellas, cada cierto tiempo, el monto a pagar en el cupón puede restablecerse.

Respecto al segundo factor, de acuerdo con Castañeda, la regulación local estipula que la absorción de las pérdidas se puede definir en cada emisión para que ocurra por medio de la conversión a acciones o a través de la reducción parcial o completa del monto de emisión de los bonos de manera permanente.

Lo anterior significa que, en el caso de que el emisor sufra pérdidas, el bono perpetuo puede ser reducido en la proporción necesaria para recuperar los niveles de capital que se tenían antes. En este caso, los inversionistas pueden llegar a perder su capital e intereses, explicó Castañeda.

Otra consideración importante de los bonos perpetuos es que, según Castañeda, el emisor puede decidir no pagar el cupón en cualquier momento, siempre y cuando responda a alguna de las circunstancias definidas por la regulación. En este caso, el impago no se considera incumplimiento por parte de quien los emite.

De ahí que, al ser un tipo de bono con capacidad para absorber las pérdidas y que sus cupones pueden no ser pagados, es un instrumento financiero con un nivel de riesgo mucho mayor, en comparación con otros vehículos como los bonos ordinarios u otros activos de renta fija. Sin embargo, al tener un riesgo más alto, la tasa de mercado que se paga por ellos suele ser superior respecto a otros bonos (ordinarios, soberanos, entre otros).

El primer banco colombiano en emitir bonos perpetuos

En el mes de abril, el Banco Davivienda emitió en mercados internacionales un bono perpetuo por un valor de US$500 millones. Se colocó a una tasa del 6,65%, con pagos semestrales y vencimiento perpetuo, pero con la posibilidad de recompra de 10 años.

David Pedraza, Gerente de Inversionistas y Gestión de Capital del Banco Davivienda, explicó que, en el caso del bono perpetuo emitido por el banco, durante los primeros 10 años la entidad no puede recomprarlo. Pero, después de este periodo, el banco puede hacerlo si así lo desea.

Además, el especialista mencionó que, cada 10 años, el emisor puede redefinir los cupones que paga a los inversionistas, teniendo en cuenta ciertas condiciones definidas en la emisión.

En poco tiempo, este bono obtuvo una demanda de US$1.700 millones, lo que presentó un nivel de sobresuscripción de 3,5 veces el monto ofrecido. De acuerdo con Pedraza, este resultado se debió a la confianza de los inversionistas en Colombia y el Banco, a los niveles de manejo de riesgo que tiene la entidad, al liderazgo en transformación digital y a las buenas prácticas en materia de sostenibilidad que ha tenido el banco.

Por último, según Pedraza, esta emisión le permitió a la entidad fortalecer su capacidad y niveles de solvencia, lo cual brinda mejores mecanismos para resistir ante eventos fortuitos.

En definitiva, los bonos perpetuos suelen ofrecer rendimientos más altos en comparación con otros activos.  Sin embargo, su nivel de riesgo es alto. Por eso, se recomienda que, antes de tomar una decisión de inversión, la persona comprenda las condiciones del bono y los riesgos que está dispuesto a asumir al invertir en él.

Lo invitamos a leer el artículo: “Bonos de riesgo: un instrumento para que las empresas obtengan recursos”.