Ante el aumento en las tasas de interés, ¿qué pasará con la economía y los productos de inversión?

Ante el aumento en las tasas de interés, ¿qué pasará con la economía y los productos de inversión?
Ante el aumento en las tasas de interés, ¿qué pasará con la economía y los productos de inversión?

En septiembre de 2020 el Banco de la República bajó la tasa de interés a 1,75%, alcanzando mínimos históricos. El objetivo de esta medida era, a través de una política monetaria expansiva, contribuir con la recuperación de la economía tras las consecuencias originadas por la pandemia. Este mínimo histórico se mantuvo durante un año; el 30 de septiembre de 2021, el Emisor subió la tasa 25 puntos básicos, quedando así en 2%.

El impacto de la política monetaria en la economía

Las tasas bajas dinamizan la economía, pues con ellas se incentiva el consumo y se desincentiva el ahorro. No obstante, esto trae algunas consecuencias que se deben tener presentes. La meta de inflación del Banco de la República es del 3% y, con corte a agosto, la inflación acumulada en 2021 se ubicó en 4,4%, afectando así la capacidad adquisitiva de los colombianos.

Al haber tasas bajas se incentiva el consumo, lo que implica un aumento en la demanda de bienes y servicios. Además, choques externos como el alto precio de las materias primas, contribuyen con el aumento de la inflación.  Ahora, con el nuevo ajuste, el Banco de la República inicia un nuevo ciclo de tasas crecientes, el cual será progresivo y busca evitar un sobrecalentamiento de la economía.

El impacto en los productos de inversión

De acuerdo con analistas citados por Portafolio, el impacto de esta subida se verá reflejado en la economía después de un año o año y medio. En algunos casos se verá reflejado más rápido que en otros. Por ejemplo, los créditos y sobregiros para empresas podrían incrementar sus tasas en 3 meses, mientras que, en el caso de tarjetas de crédito o créditos hipotecarios, la decisión se puede ver reflejada en un año o año y medio.

Según Portafolio, en agosto la tasa de captación de los CDT a 180 días era de 2,26 EA. Esto significa que, incluso invirtiendo en estos vehículos, la tasa real era negativa, pues la inflación es más alta que los rendimientos ofrecidos.

Con las nuevas tasas, en el medio y largo plazo los productos de renta fija como los CDT, podrían empezar a ofrecer mejores rendimientos. En la renta variable puede suceder lo contrario, pues se encarece el costo de endeudamiento de las empresas, lo que puede afectar sus utilidades.