Criptoactivo Squid: del aumento en su precio a su desvalorización

Criptoactivo Squid: del aumento en su precio a su desvalorización
Criptoactivo Squid: del aumento en su precio a su desvalorización

En el segundo semestre de  2021, salió al mercado un nuevo criptoactivo. Se trata de Squid, un activo digital inspirado en la popular serie surcoreana de Netflix, “El juego del calamar”. Este activo fue creado bajo la modalidad de “jugar para ganar”, la cual consiste en que los interesados invierten en él, con la finalidad de participar en videojuegos que permiten ganar más tokens que pueden ser intercambiados por otros criptoactivos.

Squid se lanzó, el pasado 21 de octubre de 2021, a un valor de US$0.01. De acuerdo con CoinMarketCap, reconocida plataforma de seguimiento de los precios de los criptoactivos a nivel mundial, el 30 de octubre de 2021, este activo digital alcanzó los US$15.70.

En la madrugada del 1 de noviembre de 2021, este criptoactivo se valorizó, pasando de US $38 a US $2.856, en solo tres horas. Sin embargo, a los pocos minutos, el precio cayó, llegando a US$0.03, según datos de CoinMarketCap.

La plataforma ya había advertido sobre algunas irregularidades que rodeaban al criptoactivo. De acuerdo con El Tiempo, CoinMarketCap indicó, en repetidas oportunidades, que muchos usuarios no habían podido transar sus Squids en las bolsas de intercambio de criptoactivos ni convertirlos en monedas como en dólares.

Expertos citados por CNN, manifestaron que la desvalorización de Squid, se debió a una popular estafa que rodea el mundo de los criptoactivos, denominada “tirón de alfombra”. Un mecanismo en el que los creadores venden todos los activos, cuando el precio está alto, causando automáticamente su devaluación.

Según el periódico La Vanguardia, después de que los creadores convirtieran los criptoactivos en dinero real, huyeron con US$3,38 millones provenientes de inversionistas de todas partes del mundo, quienes habían depositado sus recursos en Squid. Junto con el desplome del criptoactivo, vino la desaparición de la página web y redes sociales de este.

Por su parte, los inversionistas se quedaron con activos sin valor, los cuales no pueden ser intercambiados por otros criptoactivos ni por monedas, explicó El Clarín de Argentina.  A pesar de que miles de personas fueron estafadas, ninguna autoridad judicial ha iniciado una investigación.

Recuerde que, en la mayoría de los países, los criptoactivos no están regulados ni respaldados por los bancos centrales u otro activo físico. Esto significa que las autoridades no pueden garantizar la procedencia de los recursos ni tienen la obligación de responder por su operación, intercambio o transacciones.

Lo anterior, supone un gran riesgo para los inversionistas, pues ante posibles estafas, fraudes o pérdidas de dinero, ningún ente de control tiene la obligación de iniciar una investigación ni responder por ello.

Finalmente, tenga presente que, los criptoactivos se caracterizan por ser altamente volátiles. En cualquier momento su valor puede reducirse e, incluso, llegar a cero, lo cual se evidenció en el caso de Squid.

Para más información lo invitamos a leer el artículo: “3 claves a tener en cuenta antes de invertir en criptoactivos”.