¿Existen las inversiones seguras?

¿Existen las inversiones seguras?
¿Existen las inversiones seguras?

Aunque la noción de “inversiones seguras” puede resultar atractiva para las personas, la realidad es que, todas las inversiones tienen un riesgo asociado. A pesar de que, existen inversiones más seguras que otras, hay maneras de contener y minimizar las posibles pérdidas.

Para empezar, recuerde que, el riesgo financiero es la incertidumbre producida en el rendimiento de una inversión. Lo anterior, puede llevar a la pérdida parcial de la inversión inicial, o simplemente, a unas ganancias menores a las proyectadas.

Adicionalmente, acuérdese que, en el mundo de las inversiones, existen varios tipos de riesgos, entre los que se encuentran: el específico y el de mercado. El primero es la probabilidad de que el activo, en el que se invierten los recursos, no obtenga la rentabilidad esperada. Y, el segundo, es la posibilidad de que un portafolio sufra pérdidas por las fluctuaciones en el mercado.

Mitigando el riesgo

Una herramienta que permite minimizar el riesgo específico es la diversificación. Esta es una técnica de inversión que consiste en componer un portafolio con distintos tipos de activos, con el objetivo de que, si el precio de uno de estos disminuye, las posibles pérdidas pueden ser compensadas o reducidas con las ganancias del otro.

Por lo anterior, se recomienda incluir en el portafolio, varios activos, tanto de renta fija como de renta variable. Asimismo, se sugiere diversificar las inversiones en distintos sectores económicos. Por ejemplo, al invertir en acciones, usted puede incluir empresas pertenecientes a varias industrias.

Si usted tiene inversiones únicamente en títulos de una aerolínea, el incremento en el precio del petróleo podría generar pérdida en su inversión. Sin embargo, si tiene acciones en una aerolínea y en una petrolera, el aumento en el precio del crudo podría ocasionarle buenos rendimientos, por los títulos de la segunda compañía.

Respecto al riesgo de mercado, hay activos más volátiles que otros. Por esto, si usted busca minimizar las posibles pérdidas, se sugiere invertir en activos de baja volatilidad como: Títulos de Deuda Pública (TES), fondos de inversión en renta fija o bienes raíces.

Lo invitamos a leer el artículo: “Así se relacionan el riesgo y la rentabilidad en las inversiones”.

Recuerde que, toda inversión lleva un riesgo asociado. Ante cualquier inquietud sobre su inversión, rendimientos o exposición al riesgo, lo invitamos a consultar a profesionales.