Fondos indexados: ¿qué son y cómo invertir en ellos?

Fondos indexados: ¿qué son y cómo invertir en ellos?
Fondos indexados: ¿qué son y cómo invertir en ellos?

Un fondo indexado es un fondo de inversión de gestión pasiva, que busca replicar y seguir el comportamiento de un determinado índice del mercado, como puede ser el de Standard & Poor’s (S&P), Morningstar, Eurostoxx, Dow Jones, entre otros.

Al igual que en otros vehículos de inversión, los fondos indexados están compuestos por una cartera de activos. Pero, a diferencia de otros instrumentos, estos fondos invierten el dinero exclusivamente en los activos que componen el índice tomado como referencia, manteniendo los mismos valores y proporciones.

Al intentar copiar el comportamiento de un índice, los fondos indexados estarán buscando replicar el del mercado, pues, según el portal económico Rankia, un índice es un indicador, que muestra la evolución del precio de un conjunto de activos en el mercado de capitales.

Así, por ejemplo, si usted decide invertir en un fondo indexado S&P 500, usted estaría destinando sus recursos a las 500 empresas que integran el índice. El desempeño de su inversión se basará en el del mercado accionario estadounidense, dado que este índice es considerado el más representativo de Wall Street.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, es posible que en un fondo indexado, usted no obtenga la misma utilidad que en el índice, pues el gestor del fondo cobrará una comisión por la prestación de sus servicios y, por ende, el inversionista incurrirá en un gasto.

Para invertir en este tipo de fondos, hoy en día, existen distintas opciones. Se puede hacer a través de gestores internacionales o de instituciones financieras que ofrezcan en su portafolio este vehículo de inversión.

¿Es recomendable invertir en fondos indexados?

Como en cualquier vehículo, invertir en un fondo indexado trae ventajas, desventajas y riesgos asociados.

Entre los aspectos positivos se encuentran:

  • Comisiones moderadas en comparación con los fondos de gestión activa. Al ser un fondo de gestión pasiva no se requieren decenas de analistas, lo que puede impactar en el valor de la comisión cobrada al inversionista.
  • Diversificación. Al invertir en los distintos activos que componen el índice, el inversionista estará diversificando la inversión.
  • Baja volatilidad. A diferencia de otros fondos, estos suelen tener una menor volatilidad gracias a elementos como la diversificación. Al estar integrada por distintos activos, los posibles impactos en el portafolio pueden disminuirse o compensarle con el comportamiento de otro activo.

Respecto a los elementos negativos se hallan:

  • Capacidad de reacción limitada, pues el inversionista no puede cambiar el rumbo del índice.
  • Riesgo de mercado. Es posible que el mercado obtenga rentabilidades negativas y, en consecuencia, el fondo también las tendrá.

En definitiva, los fondos indexados son un vehículo de inversión que busca replicar el comportamiento de un índice. Son una alternativa que permite la diversificación del portafolio y la obtención de posibles rendimientos. Para más información sobre este instrumento, lo invitamos a consultar a profesionales.