Forwards, ¿qué son y cómo funcionan?

Forwards, ¿qué son y cómo funcionan?
Forwards, ¿qué son y cómo funcionan?

Un forward es un contrato entre dos partes, mediante el cual se adquiere el compromiso de intercambiar un bien físico o un activo financiero en una fecha futura, pero a un precio determinado al momento de realizar el acuerdo.

Al igual que en los futuros, en el forward el que compra el activo se posiciona a largo y el que lo vende a corto. Sin embargo, a diferencia del primero, en el segundo, el valor del activo se liquida con base al precio de mercado en ese instante.

En general, los forwards son utilizados para cubrir el riesgo ante las variaciones en el valor del activo, pues si el precio aumenta durante el plazo del contrato, el comprador tendrá una ganancia, debido a que comprará el activo a un precio inferior y, en consecuencia, podrá venderlo en el mercado a un valor mayor al que lo adquirió.

Lo invitamos a leer el artículo: “Todo lo que debe saber de las opciones, el instrumento financiero del mercado bursátil”.

Para mayor claridad sobre el funcionamiento de esta herramienta, a continuación, se explica mediante un breve ejemplo.

¿Cómo funcionan los contratos forwards?

Imagine por un momento que quiere tomar un crucero por el mediterráneo y consiguió un plan con una agencia de viajes, que incluye tiquetes de avión para llegar a Europa y la entrada al crucero, que zarpa dentro de un año.

El paquete cuesta $US 5.000 y debe pagarlo, en su totalidad, a más tardar 6 meses antes de la fecha del viaje. Ahora, suponga que el día que le informaron acerca del paquete, el precio de la divisa estadounidense estaba en un nivel bajo, por cada dólar, usted debía dar $2.000.

La agencia de viajes le ofrece un contrato, en el que usted se compromete a comprar el paquete dentro de 6 meses (en un día específico acordado), a la tasa de cambio del día, es decir, a $2.000 por cada dólar. Ante esta alternativa, usted decide firmar el acuerdo.

Pasaron 6 meses y llegó la fecha pactada. En ese momento, usted se enfrenta a tres posibilidades: que el precio del dólar se haya mantenido, que haya bajado o subido.

Si el valor de la divisa estadounidense incrementó, por ejemplo, $500 por cada dólar, usted habría firmado un acuerdo beneficioso, pues compraría el paquete de US$5.000 a $10.000.000 y no a $12.500.000, que sería el valor a pagar con una tasa de cambio de $2.500 por dólar.

Ahora, si ocurre lo contrario y el precio del dólar disminuyó, usted terminaría pagando ese día un valor más alto por el paquete turístico.

De ahí que, esta herramienta es comúnmente utilizada por quienes invierten en activos que se tranzan en monedas extranjeras, con la finalidad de prevenir pérdidas de dinero originadas por devaluación o reevaluación del tipo de cambio.

En su mayoría, los forwards se negocian en mercados Over The Counter (OTC) o mercados secundarios de negociación que no tienen un órgano de compensación y liquidación que intermedie entre las partes, pero si contienen acuerdos de procedimiento. Por ello, se recomienda que, antes de invertir consulte a profesionales, para minimizar su exposición a riesgo.