La importancia de la salud fiscal

La importancia de la salud fiscal
La importancia de la salud fiscal

La política fiscal juega un papel fundamental en el bienestar del país. De acuerdo con el Banco de la República de Colombia, a través de esta, el Estado cumple con tres grandes funciones: i) la reasignación de recursos, ii) la redistribución del ingreso y iii) la estabilidad macroeconómica y el crecimiento económico de largo plazo.

En otras palabras, la política fiscal garantiza la eficiencia, la equidad, la estabilidad y el crecimiento, diferentes aspectos que contribuyen a aumentar el bienestar social. De esta forma, la salud fiscal de Colombia es esencial para lograr un desarrollo sostenido en el tiempo, reducir la incertidumbre y atraer inversión al país.

Uno de los temas más importantes al pensar en la estabilidad fiscal de un país es la sostenibilidad de su deuda.

¿Qué es la sostenibilidad de la deuda y por qué es importante?

En general, los países se endeudan para financiar proyectos de desarrollo relevantes, conseguir recursos para hacerle frente a distintas situaciones, como la contención del COVID-19 y entre otras.

Esta deuda la pueden adquirir con múltiples acreedores, por ejemplo, “tenedores privados de bonos, bancos, otros países y sus instituciones oficiales de crédito, y prestamistas multilaterales como el Banco Mundial”, mencionó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ahora bien, es necesario que los gobiernos garanticen que sus niveles de deuda sean sostenibles, es decir, que tienen la capacidad de cumplir con todas sus obligaciones de pago en la actualidad y en el futuro sin caer en incumplimiento y sin asistencia excepcional, es decir, sin recurrir a otros créditos o medios de financiamiento.

De acuerdo con el Banco de la República, el manejo de la deuda pública termina por afectar el mercado de capitales y la macroeconomía. Por lo tanto, un déficit cuantioso y un endeudamiento creciente gestionado de manera inadecuada puede afectar la confianza inversionista, haciendo que se aplacen o reduzcan sus decisiones de inversión.

En resumen, la responsabilidad fiscal es un factor de primera necesidad para un país. Según el FMI, una deuda insostenible puede propiciar una situación en donde el Estado ya no puede atender sus obligaciones financieras, haciendo que pierda el acceso al mercado financiero y enfrente costos de endeudamiento más elevados, además de comprometer el crecimiento y la inversión para el desarrollo del país.

Sumado a lo anterior, los gobiernos deben considerar que sus ingresos fiscales también deben permitirles financiar el gasto social, por lo que es importante considerar realizar una reforma fiscal en caso de que alguno de estos aspectos esté en riesgo.

Lo invitamos a leer el artículo: “La economía colombiana registró una contracción del 6,8%”.