Miedo en las inversiones: ¿qué es y cómo mitigarlo?

Miedo en las inversiones.
Uno de los miedos más frecuentes en las inversiones es la pérdida de dinero.

Las emociones están presentes en cada decisión que tomamos y, por supuesto, también hacen parte de nuestras elecciones financieras y de inversión. Un ejemplo es el miedo. Una emoción que, algunas veces, impide invertir en el mercado o que lleva a las personas a tomar decisiones erróneas sobre su portafolio, desaprovechando oportunidades para generar rendimientos.

El miedo es un mecanismo de defensa que tienen las personas ante situaciones de incertidumbre o riesgo que no pueden controlar. Por eso, es común que surja en las inversiones, pues en algunos activos, como en las acciones o en las divisas, no es posible establecer de forma anticipada, ni con precisión, la rentabilidad que tendrán. Así, la      volatilidad de la inversión genera miedo en las personas.

Uno de los miedos más frecuentes en las inversiones es la pérdida de dinero. En su libro “Pensar rápido, pensar despacio”, Daniel Kahneman, propulsor de la economía de la conducta, explica que esto sucede porque la mente percibe con más intensidad las pérdidas que las ganancias en una relación 2 a 1, respectivamente. Por esto, algunas personas deciden vender rápidamente sus activos cuando presentan desvalorizaciones, en lugar de esperar a que se recupere el mercado. El miedo hace que reaccionen negativamente, alejando la racionalidad de sus decisiones de inversión.

Si usted ha tenido miedo al invertir o lo ha sentido al momento de tomar una decisión, aquí le brindamos algunas recomendaciones que lo pueden ayudar a minimizarlo.

5 recomendaciones para enfrentar el miedo en las inversiones

  1. Acceda a educación financiera. El conocimiento es fundamental a la hora de invertir. Entender cómo funciona el mercado, comprender el comportamiento de los activos, familiarizarse con conceptos económicos, leer análisis e investigar le ayudarán a tomar decisiones con mayor seguridad.
  2. Conozca su perfil de riesgo. Es importante conocer qué riesgos está dispuesto asumir y qué rendimientos espera obtener. Esto lo ayudará a elegir las inversiones que le generen la rentabilidad que espera respetando su nivel de tolerancia al riesgo. Lo más importante es que se sienta tranquilo y cómodo con su portafolio.
  3. Defina su objetivo y estrategia. Conocer cuáles son sus razones para invertir y qué quiere lograr, le permitirá definir una estrategia concreta y un horizonte de tiempo específico. Tener un plan le ayudará afrontar el miedo y a tomar decisiones más racionales. Cuando esta emoción aparezca, le recomendamos apegarse a su plan, así podrá tener mejores resultados. Recuerde que, ante todo, usted es un ser humano y es natural tener miedo. De ahí, la importancia de contar con una estrategia que le permita decidir de forma más racional cuando esta emoción surja.
  4. Diversificar el portafolio. Una de las maneras de minimizar el riesgo en las inversiones es la diversificación. Al invertir en distintos activos, sectores, monedas o geografías, la volatilidad y posibles pérdidas de un activo son compensadas con los rendimientos de otros. Al minimizar el riesgo, se podrá reducir el miedo a tener pérdidas de dinero.
  5. Asesorarse de profesionales. Existen asesores financieros que pueden guiarlo en la toma de decisiones al momento de invertir. Además de contar con conocimiento y experiencia, estos son profesionales que analizan cada situación con objetividad, ayudando a que las decisiones financieras sean menos emocionales.

Estas 5 recomendaciones lo pueden ayudar a minimizar el miedo a invertir o al momento de tomar una decisión financiera. ¿Qué está esperando para aplicarlos?