Inicio Especiales Efecto avestruz: la aversión al riesgo y a la volatilidad en las...

Efecto avestruz: la aversión al riesgo y a la volatilidad en las inversiones

Efecto avestruz, un sesgo cognitivo al invertir.
Efecto avestruz, un sesgo cognitivo al invertir.

Internet permitió a las personas tener acceso a una gran cantidad de información. Leer noticias, revisar boletines económicos, conocer los cambios en el mercado y saber cuáles acontecimientos impactan las finanzas son datos disponibles para cualquier persona. Frente al exceso de información que recibe, ¿cómo reacciona?

¿Es de las personas que evitan leer noticias negativas o indagar sobre hechos que afectan su bolsillo, sus finanzas o sus inversiones? Si la respuesta es que sí, le contamos que puede estar ante un caso de efecto avestruz. A continuación, le explicamos de qué se trata.

El efecto avestruz en las inversiones

El efecto avestruz es un sesgo cognitivo que hace que las personas eviten información que perciben como negativa o desagradable. Esto lo hacen, principalmente, para impedir un impacto emocional que los pueda afectar. Su nombre se debe a la falsa creencia de que los avestruces esconden la cabeza en la tierra, para ignorar el peligro o fingir que no existen, como un mecanismo de protección.

En el mundo financiero, según Funds Society, el efecto avestruz se refiere a la tendencia de las personas de hacer frente a situaciones de riesgo, que pueden impactar sus inversiones, pretendiendo que estas no suceden. Es decir, es la creencia de que “si no lo ven, no existe”.

Una investigación de la Universidad de Carnegie Mellon, titulada: “El efecto avestruz: atención selectiva a la información sobre inversiones”, encontró que este sesgo lleva a los inversionistas a “esconder la cabeza en la arena” cuando el mercado va mal, a pesar de que son conscientes de que deben tomar decisiones financieras más informadas.

Como resultado, los inversionistas tienden a reducir el nivel de monitoreo de sus portafolios, cuando el mercado empieza a mostrar tendencias de contracción o desvalorizaciones. Pero, cuando este se comporta favorablemente, vuelven a revisar los indicadores económicos, el precio de los activos, entre otros.

Para expertos consultados por el periódico El Economista, la actitud de ignorar los riesgos no hace que desaparezcan. Por el contrario, pueden generar problemas como, por ejemplo, que las personas tomen malas decisiones financieras que produzcan pérdidas económicas o retrasen el cumplimiento de las metas.

Si usted es de las personas que ignoran la información negativa, las tendencias desfavorables en el mercado o los riesgos, le recomendamos implementar acciones para evitar seguir incurriendo en este tipo de sesgo. Ante la incertidumbre y la volatilidad es fundamental tomar decisiones de inversión informadas.

Lo invitamos a leer el artículo: “Medir la rentabilidad y optimizar el portafolio: dos aspectos claves a la hora de invertir”.

Si le gustó este contenido, no olvide compartirlo haciendo clic en los botones de redes sociales. Con esto, más personas podrán conocer sobre el efecto avestruz.