El efecto de Halloween, un indicador para invertir en acciones

El efecto de Halloween, un indicador para invertir en acciones
El efecto de Halloween, un indicador para invertir en acciones

Usualmente, el Halloween se asocia a la celebración del día de las brujas, de los disfraces, las calabazas y los dulces. Sin embargo, muy pocos conocen que, en el mundo de las inversiones, también hay un periodo que lleva este nombre.

El efecto Halloween o indicador Halloween es una estrategia de inversión que consiste en comprar acciones en noviembre, mantenerlas durante los meses de invierno y, posteriormente, venderlas en abril. Se cree que, con ello, los inversionistas obtendrán la mayor rentabilidad posible.

A pesar de que no está comprobada su efectividad, algunas personas creen fielmente en el efecto de Halloween, convirtiéndose en el indicador para la toma de decisiones de inversión. Si le interesa conocer más sobre este, a continuación, le contamos algunas de sus particularidades.

Lo que debe saber del efecto Halloween

Fue mencionado por primera vez en 1964, en una publicación del Financial Times. De acuerdo con Forbes, se sustenta en la premisa de que, las acciones tienen un rendimiento débil durante los meses de verano (mayo-octubre) y uno mucho mejor en los meses de invierno (noviembre-abril). De ahí que, se recomienda a los inversionistas vender en abril y comprar en noviembre.

Probablemente, usted se estará preguntando: ¿esta estrategia realmente funciona? Distintas investigaciones han estudiado el efecto Halloween. Por ejemplo, un estudio de Ben Jacobsen y Cherry Zhang, el cual analizó 114 países a lo largo de 300 años, reveló que las ganancias de las inversiones realizadas entre noviembre y abril fueron, en promedio, del 0,85%, mientras que, las hechas entre mayo y octubre fueron del 0,18%, lo que significó mayores ganancias para los inversionistas.

Sin embargo, el efecto Halloween difiere de otras teorías de inversión, por ejemplo:

  • Hipótesis de mercado eficiente. Establece que el precio actual de un activo en el mercado es el reflejo de la información disponible, por eso, cualquier noticia o evento puede afectar la cotización de un activo, llevando a que el precio se ajuste rápidamente.
  • Teoría de comprar y mantener. Consiste en que el inversor compra acciones y dispone de ellas por un largo tiempo, con el objetivo de superar las fluctuaciones y esperar a que los rendimientos se incrementen gradualmente durante ese tiempo.

El efecto Halloween, la hipótesis del mercado eficiente y la teoría de comprar y mantener son algunas de las estrategias de inversión que existen. Si bien, usted puede guiarse por alguna de ellas al momento de invertir, recuerde que, los mercados bursátiles son altamente volátiles y el precio de los activos puede verse impactado por distintos factores económicos, políticos o sociales.

Lo invitamos a leer el artículo: “¿Existen las inversiones seguras?”

Adicionalmente, tenga presente que, las acciones son un activo de renta variable, lo que significa que no es posible anticipar los posibles rendimientos. Por eso, se recomienda que, antes de tomar una decisión de inversión consulte a profesionales.