Elementos que debe conocer para realizar el avalúo comercial de una propiedad

Conozca cómo funciona el avalúo comercial de una propiedad en Colombia.
Conozca cómo funciona el avalúo comercial de una propiedad en Colombia.

Probablemente, al vender una propiedad, usted se haya preguntado: ¿qué precio le puede poner al inmueble para que sea justo, competitivo y le genere ganancias? Para responder a este interrogante está el avalúo comercial.

De acuerdo con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el avalúo comercial corresponde a la estimación del precio de un inmueble en un momento determinado, teniendo en cuenta sus características físicas, de uso, de investigación y análisis de mercado.

Es importante aclarar que, el avalúo comercial es diferente al catastral. Este último es aquel que dictamina el Gobierno para la liquidación de impuestos como el predial. Se determina teniendo en cuenta factores como la ubicación del inmueble, los metros cuadrados de construcción, el terreno, las normas de uso del suelo, el tipo de estructura, entre otros.

Otra diferencia entre ambos avalúos es el tiempo de vigencia. Mientras que el comercial, se solicita únicamente cuando se va a vender la propiedad y tiene un vencimiento, entre 6 y 12 meses, el catastral se realiza y se vence cada año. Adicionalmente, según el portal Metro Cuadrado, el avalúo catastral tiene un valor máximo, equivalente al 70% del valor comercial de los predios urbanos y al 50% del precio de las propiedades rurales.

Avalúo comercial: ¿cómo funciona?

En Colombia, el avalúo comercial lo realiza el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, entidades privadas autorizadas y registradas por una lonja de propiedad raíz o por un perito certificado e inscrito en el Registro Abierto de Avaluadores. Se entiende, por lonja de propiedad raíz, las agrupaciones gremiales vinculadas al sector inmobiliario y, por perito, a la persona idónea y experta en la realización de este tipo de avalúos.

Para realizar el avalúo comercial de un inmueble, los expertos tienen en cuenta los siguientes elementos:

  • Características físicas y topográficas de la propiedad, como: antigüedad del inmueble, cantidad de baños, habitaciones y garajes, materiales de construcción, tipo de iluminación, balcón o patio, entre otros. Adicionalmente, se tiene en cuenta el estado de conservación física, la dotación de servicios públicos domiciliarios, las zonas construidas y las áreas comunes, en caso de que el inmueble esté sometido a propiedad horizontal.
  • Variables del entorno en el que se encuentra la propiedad y tipo de construcciones en la zona, como: parques, centros comerciales, infraestructura vial, servicio de transporte, entre otros. Igualmente, se tiene en cuenta las proyecciones de crecimiento del sector.
  • Estratificación socioeconómica y clase del suelo, es decir, si se trata de un inmueble rural o urbano.

En definitiva, el avalúo comercial es una herramienta que sirve para fijar el precio de venta de un bien inmueble. Aclarando que, no necesariamente define el valor final de la propiedad. En caso de no contar con el avalúo, le recomendamos investigar el mercado, comparar los precios y asesorarse de profesionales. Ante cualquier inquietud, ingrese aquí. 

Lo invitamos a leer el artículo: “Recomendaciones al invertir en el sector inmobiliario”.