Infraestructura sostenible: una alternativa de inversión que cuida del medioambiente y genera rendimiento

Ciudades sostenibles con infraestructura verde.
Ciudades sostenibles con infraestructura verde.

Cada día, son más personas las que habitan en las ciudades y más territorios que le apuestan al desarrollo urbano. La urbanización trae consigo oportunidades para muchos de sus residentes, pero también grandes desequilibrios, por ejemplo, en materia medioambiental.

En ciertos países, la infraestructura destinada a prestar servicios esenciales para la ciudadanía impacta negativamente el medioambiente. La ONU señala que, el 70% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, principal causante del calentamiento global, proviene de centros urbanos mal diseñados, con un transporte público contaminante, un alto consumo energético y mecanismos de manejo de residuos ineficientes, por mencionar algunos casos.

De ahí, la necesidad de invertir en infraestructura sostenible. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), este concepto hace referencia a los proyectos, equipamientos y sistemas dirigidos a prestar servicios a los habitantes que son planificados, diseñados y construidos de manera que garanticen la preservación de los recursos naturales y la conservación del medioambiente.

11 oportunidades de inversión en infraestructura sostenible

Si bien la principal contribución de la infraestructura sostenible es el cuidado del medioambiente, este pilar ofrece otros beneficios a los países. Según Hernán García, director del Instituto Alexander von Humboldt, estos proyectos pueden llegar a ser 50% más económicos y ofrecen un valor agregado de más del 28% en términos de productividad.

También, pueden generar utilidades. Una investigación liderada por el Instituto Alexander von Humboldt y el Foro Económico Mundial, citada por La República, reveló que, la iniciativa de “BiodiverCiudades”, que busca transformar varios modelos urbanos en Colombia en sistemas sostenibles, puede generar un valor comercial anual que ascendería a US$1,5 billones, hasta 2030. Bajo la visión de “BiodiverCiudades”, el documento expone 11 oportunidades de inversión en infraestructura verde:

  • Transporte sostenible.
  • Gestión de residuos.
  • Sistemas biónicos para el suministro de agua.
  • Estacionamientos reutilizables.
  • Tratamiento de aguas residuales.
  • Residencia compartida.
  • Techos urbanos verdes.
  • Oficinas flexibles.
  • Infraestructura preparada para choques climáticos.
  • Restauración de humedales costeros.
  • Otras soluciones basadas en la naturaleza.

Por ejemplo, de acuerdo con el informe, si los proyectos de gestión de residuos reciben una inversión de US $81.000 millones hasta 2030, el valor del negocio podría generar US $305.000 millones. Otro caso, son las inversiones en sistemas para el suministro de agua sostenible. Estos podrían producir US$139.000 millones, tras una inversión de US $45.000 millones.

Para invertir en proyectos de infraestructura verde, lo puede hacer por medio de Fondos de Inversión Sostenible o bonos temáticos. En 2021, el Gobierno colombiano emitió Títulos de Deuda Pública (TES) verdes. Según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, dentro de los proyectos elegibles a financiar destacan el transporte limpio, el saneamiento de agua, las construcciones ambientales y la gestión de residuos.

Lo invitamos a leer el artículo: “Más allá de los bonos verdes y sociales: 6 alternativas de bonos temáticos”.

En definitiva, la infraestructura sostenible es una necesidad cada vez más latente para países, empresas y ciudadanos. Además de contribuir al cuidado del medioambiente, esta puede generar posibles rendimientos a sus inversionistas, convirtiéndola en una alternativa de inversión atractiva.

Si tiene alguna duda sobre la inversión sostenible o le interesa saber más sobre este tema, lo invitamos a dar clic aquí.