Invertir para alcanzar la igualdad de género obteniendo rentabilidades

Brecha de género
Invertir y contribuir con la equidad de género.

La brecha de género a nivel mundial se evidencia en diferentes aspectos de la sociedad, tales como: en la diferencia salarial entre hombres y mujeres, en el acceso a financiamiento y en las inversiones, por mencionar algunos casos. Por ejemplo, con relación a las inversiones, de acuerdo con la Organización No Gubernamental (ONG) FEM, solamente el 7% de la inversión de capital privado y de riesgo en los mercados emergentes está destinado a empresas dirigidas por mujeres.

Además, según las Naciones Unidas, tan solo el 25% de inversores asociados a entidades son mujeres. Por esta razón, la igualdad de género es un objetivo común. Estos son datos que, sin duda, gracias a la inversión con enfoque de género, se pueden cambiar.

Invertir con enfoque de género: beneficioso para la economía, las empresas, la sociedad y los inversionistas

Actualmente, existen diferentes opciones para invertir y contribuir con la disminución de la brecha de género. Con este tipo de inversiones, ganan todos:

    a. La economía

Como afirma un estudio de la consultora McKinsey, si en América Latina y El Caribe las mujeres participaran en la economía tanto como lo hacen los hombres, el Producto Interno Bruto (PIB) de la región tendría un potencial de crecimiento de US$ 2.600 billones en 2025.

    b. Las empresas

Datos de la misma consultora, demuestran que las empresas que se ubican en los primeros lugares del ranking de diversidad de género, son más proclives a recibir mejores retornos financieros, en comparación de la media nacional de sus respectivas industrias.

    c. La sociedad

Con la inversión con enfoque de género, se benefician compañías que promueven la igualdad, mujeres empresarias y la sociedad en general.

Así puede invertir para contribuir con la reducción de la brecha de género

Para invertir con enfoque de género, tiene diferentes opciones. A continuación, le contamos algunas opciones:

  • Invertir en compañías con prácticas que contribuyan con la reducción de la brecha de género.Estas las puede revisar directamente en el “Index Americas”, que evalúa las empresas comprometidas con este objetivo y que cotizan en bolsa.
  • Invertir en empresas lideradas por mujeres o que desarrollen productos o servicios que las beneficien. Ahora, gracias al acceso a la tecnología, es más fácil conocer cuáles son esas empresas. Por ejemplo, el Índice de Igualdad de Género en los Servicios Financieros de Bloomberg, evalúa el impacto de las compañías y su compromiso con la equidad de género.
  • Invertir en fondos que destinen recursos hacia bonos sociales con enfoque de género.Estos bonos son emitidos para llevar a cabo proyectos que contribuyan con objetivos como: promover el liderazgo femenino en las empresas, promover el acceso a financiamiento en compañías lideradas por mujeres, entre otras. Colombia es líder regional en la emisión de este tipo de bonos.

Colombia líder en la emisión de bonos de género

De acuerdo con el BID Invest, Colombia es líder en la colocación de estos títulos en América Latina y El Caribe. La primera emisión de bonos de género en la región se efectuó en 2019 y fue realizada por un banco con sede en Colombia. Doce meses después, otra entidad financiera colombiana, colocó en el mercado bonos de género, captando US$100 millones. Los recursos fueron destinados a apoyar a compañías lideradas por mujeres, emprendimientos femeninos y compra de vivienda social para personas de este género. Desde ahí, la emisión de bonos de género no ha parado y ha estado liderada por entidades financieras que apoyan microempresas dirigidas por mujeres.

Como si fuera poco, algunas inversiones para alcanzar la equidad de género pueden ofrecer rentabilidades atractivas gracias al crecimiento de esta tendencia y al compromiso de diferentes actores de la sociedad para alcanzar el propósito de la igualdad de género en Colombia y el mundo.

Lo invitamos a leer el artículo: “Colombia avanza en la emisión de bonos verdad, sociales y sostenibles”.