Es el momento de hacer un balance de sus inversiones

Enero es el mes perfecto para comenzar de nuevo, es la oportunidad que se tiene cada año para empezar con el pie derecho otro período de la vida. Por eso muchos se proponen diferentes metas anuales como ir al gimnasio sin renunciar al mes, dejar de fumar, ahorrar más, cambiar hábitos alimenticios, entre otros.

Sin embargo, hacer un balance de sus inversiones casi nunca es una prioridad este mes, pese a que es la base para que pueda cumplir sus objetivos y metas trazadas la noche del 31 de diciembre.

El objetivo de hacer un balance es determinar la salud financiera y organizarse mejor para que tenga en cuenta cuáles son sus activos y sus pasivos. Esto es el reflejo de lo que ha logrado a través del tiempo y le permitirá planear su vida financiera a corto, mediano y largo plazo.

Entonces, si usted desea hacer un balance de sus bienes, es necesario que tenga en cuenta esta clasificación:

Activos

Son aquellos bienes que tienen un precio de venta o recuperación, se pueden comercializar y significan el valor que tienen nuestros bienes o inversiones. Estos se dividen en:

● Inmuebles: apartamentos, casas, locales, terrenos.
● Menaje de casa: muebles, electrodomésticos.
● Obras de arte u objetos de valor: pinturas, joyas, esculturas, reliquias.
● Automóviles: nuevos o usados.
● Deudores: cuentas por cobrar, préstamos a familiares, amigos.
● Inversiones: dinero ahorrado en vehículos que dan rendimiento como Fondos Voluntarios de Pensiones (FVP), Fondos de Inversión Colectiva (FICs) o inversiones en la Bolsa, entre otros.

Pasivos

Son las deudas y compromisos por la adquisición de bienes o préstamos para gasto corriente. Se dividen así:

● Tarjetas de crédito: al utilizarla para manejar gastos diarios o corrientes o para la adquisición de bienes y servicios, se asume un pasivo que debe liquidarse en un tiempo y de una forma.

● Acreedores: se incluyen las compras a plazo fijo, préstamos adquiridos ante un banco o financiamiento por parte de familiares o amigos.

● Hipoteca: monto por liquidar de un bien inmueble adquirido. Puede ser uno de los principales pasivos.

● Otros: cualquier otra deuda contraída a largo plazo como a 2, 3, 4 o 6 meses.

Elaborar este balance e inventario por lo menos una vez al año es primordial para verificar la existencia de facturas, escrituras y documentación que le acrediten como propietario de los bienes adquiridos, formando un archivo financiero completo. Si en el momento de realizar su balance sus pasivos significan más del 50% de sus activos, consulte con un asesor financiero para que conjuntamente puedan elaborar un plan y corregir el rumbo de sus finanzas. Recuerde la importancia de contar con la asesoría de un profesional especializado y evite dolores de cabeza.