Abel, el que perdió el miedo a invertir

Abel, el que perdió el miedo a invertir

Abel tiene 58 años y pertenece a una familia de clase media alta colombiana. Tiene dos hijos y está casado con María desde hace 28 años.

En menos de cuatro años cumple 60, edad para pensionarse, pues Abel pertenece al régimen antiguo. Sin embargo, aún no sabe si va continuar trabajando o si va a emprender un negocio con unos ahorros que tiene guardados.

Ha pensado en invertir, pero no conoce muy bien cuáles son ni cómo funcionan las diferentes alternativas que ofrece el mercado, aunque ha escuchado a su esposa hablar de algunos de ellos. Abel tiene miedo de perder los ahorros de los últimos diez años que ha logrado reunir desde que dejó de pagar la casa. María le aconseja invertir ese dinero que tiene guardado en la caja fuerte buscando la asesoría de un experto que le aconseje la mejor opción.

Un día escuchó un programa de radio en el que entrevistaban a un experto financiero y él habló de los beneficios de invertir explicando que existen diferentes alternativas en las que se puede obtener bajo riesgo, alta liquidez y rentabilidades constantes.

Abel solicitó asesoría en una entidad vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia, teniendo en cuenta que su objetivo principal era proteger su patrimonio. A partir de la información suministrada, el asesor financiero identificó que Abel era de un perfil conservador puesto que:

  1. Se acercaba a su jubilación.
  2. Tenía objetivos de inversión de corto plazo.
  3. Tenía poca experiencia y conocimiento de los mercados financieros.
  4. No estaba dispuesto a exponer una gran porción de su capital a activos volátiles, con miras a tener un rendimiento estable de sus inversiones.

De acuerdo con un artículo publicado en el diario La República, las mejores opciones de inversión para una persona que se identifique con ese tipo de perfil son las inversiones que tengan una volatilidad bastante moderada.

Con esto, Abel quedó tranquilo con que no perderá sus ahorros de los últimos diez años e, incluso, recibirá cierta rentabilidad por haber invertido su dinero en el portafolio que le ofreció el asesor financiero de su entidad bancaria de confianza.

Siempre existe el miedo hacia lo desconocido, lo importante es asesorarse e investigar. De esta manera lo que antes no se conocía, ahora sí, y en este caso, puede significar un gran beneficio para Abel.

Conozca sobre el perfil de riesgo moderado.