Estudio de Harvard: Dinero para la felicidad

 

Desde hace décadas economistas y psicólogos, han tratado de comprobar qué tan felices son las personas cuando tienen dinero. En una nueva investigación, dos académicos de la Escuela de Negocios de Harvard partieron de una hipótesis de la cantidad de dinero que se necesita para ser feliz y entrevistaron a 4.000 millonarios para establecer el monto común de dinero con el que cualquier persona alcanzaría la felicidad.

Gran E. Donelly y Michael Norton, profesores de la Escuela de Negocios de Harvard, realizaron una investigación para establecer la cantidad de dinero que se necesita para ser feliz y hallaron que el dinero contribuye a la felicidad cuando resuelve las necesidades básicas, pero después de cierta cantidad, tener más dinero no siempre significa una mejora significativa en el bienestar personal.

Para comprobar la veracidad de la conclusión de su investigación, realizaron una encuesta entre más de 4.000 millonarios, algo que no se había hecho hasta ahora en personas de ese nivel de riqueza.

Al realizar las entrevistas lo que encontraron es que las personas con una riqueza neta de $10 millones de dólares eran más felices que los de fortunas entre los $1 y $2 millones de dólares. Pero, no todos esos multimillonarios eran felices por igual.

El único factor por el que algunos de ellos eran igualmente felices es que, entre algunos millonarios que ganaban $10 o $2 millones de dólares, fue posible encontrar un común denominador: eran igualmente felices, ya que sus ganancias las habían alcanzado por sí mismos, en lugar de haberlas heredado o de haberse casado con alguien adinerado.

Donnelly y Norton encontraron que a partir de cierto punto, el dinero no es una fuente muy representativa de felicidad. “La relación entre el dinero y la felicidad ha sido estudiada por décadas, y típicamente muestra que el dinero importa para el bienestar, pero con una disminución en los retornos: la diferencia en felicidad entre las personas con salarios entre los $50.000 y $75.000 dólares (anuales) es más amplia, que por ejemplo, la de individuos con ingresos entre los $75.000 y $100.000 dólares”, aseguraron los investigadores.

“Entre más tengamos, al parecer, más dinero se nos va. De hecho, una investigación de los nobeles en economía Daniel Kahneman y Angus Deaton sugiere que los beneficios de la felicidad con un incremento del ingreso disminuyen a partir de los $75.000 dólares, debido en parte a que más allá de ese punto, probablemente no tiene un impacto tan grande en la capacidad de la gente de vivir confortablemente”, dice la investigación.

La gran conclusión del estudio es que “en la medida que las personas tienen un trabajo que consideran significativo, que les permite cubrir sus necesidades y les ofrece oportunidades de incrementar su riqueza, pueden experimentar la felicidad”.