Conozca las ventajas y desventajas de comprar vehículo nuevo o usado

Si usted está en el proceso de adquisición de un vehículo, pero no sabe si la mejor decisión sea optar por uno nuevo o usado, recuerde que para hacerlo debería tener en cuenta los siguientes aspectos para que sus finanzas no se vean afectadas.

De acuerdo con el diario El Financiero de México, en su artículo ¿Un auto nuevo o usado?, estas son las recomendaciones:

Presupuesto: revisar con cuánto dinero cuenta, pues la decisión deberá depender de las responsabilidades financieras que usted tenga.

Características del auto: considerar algunas características del vehículo (tamaño, número de personas, espacio de carga, medidas de seguridad, para qué se planea usar y el rendimiento del combustible).

Tres ventajas de un vehículo usado:

Precio: la compra es más accesible no sólo porque el precio es menor, sino porque los gastos relacionados como el seguro y tenencia son también más bajos.

Depreciación: usted no sufrirá el impacto de la depreciación, pues quien lo compró nuevo ya lo absorbió en buena media , por lo que, si en algún momento decide venderlo, la diferencia con respecto a lo que pagó no será radical.

Mantenimiento: al vencerse la garantía ya no tendrá obligación para llevar el vehículo a la agencia automotriz para hacerle mantenimiento. Esto permite acceder a otro proveedor y encontrar precios más cómodos para usted.

Tres desventajas de un vehículo usado:

Historia del vehículo: es difícil saber con certeza si sufrió un choque o alguna reparación mayor que pudiera afectar su funcionamiento. Además, tampoco se conocen las condiciones de uso ni el mantenimiento que le dieron antes.

Avances tecnológicos: es posible que no cuente con los avances en términos de seguridad y consumo de combustible, entre otros.

Mantenimiento: puede ser que por el uso y la antigüedad presente problemas mecánicos, eléctricos o de otro tipo, los cuales usted deberá cubrir.

Los vehículos usados se pueden adquirir no sólo con un particular, sino también en lotes en los que se ofrecen autos usados o en las secciones de autos seminuevos de las agencias automotrices.

Si, por el contrario, usted piensa en adquirir un vehículo nuevo debe conocer las ventajas que este tiene:

Garantía: en caso de cualquier falla por fabricación, la agencia da la garantía de reparación.

Mantenimiento: los posibles gastos de mantenimiento se ahorrarán por un buen tiempo (hasta después de los primeros 10 mil o 15 mil kilómetros).

Avances tecnológicos: el vehículo tendrá los más recientes avances tecnológicos en materia de seguridad, consumo de combustible y demás.
Pero los vehículos nuevos también tienen desventajas, por ejemplo:

Precio: usted deberá pagar un precio mayor por la adquisición del auto, junto con costos mayores por el seguro de daños.
Depreciación: si decide venderlo tendrá que hacerlo a un precio menor del que pagó.

Garantía: la falta a las recomendaciones del fabricante referentes al cuidado del vehículo conduce a que eventualmente deje de estar cubierto por la garantía.

Mantenimiento: si quiere conservar la garantía de su vehículo deberá llevarlo a que le realicen los servicios de mantenimiento en el concesionario , lo que implicará un costo relativamente más elevado.

En conclusión, sin importar que usted compre un vehículo nuevo o usado, lo que debe tener presente es que, al hacer la inversión, ésta sea basada en las ventajas y desventajas de cada uno y en su bolsillo. De esta manera usted podrá tomar una mejor decisión de acuerdo a lo que más se ajusta a sus necesidades.

No se olvide además de solicitar el certificado de tradición y libertad del vehículo ya que este documento le permitirá comprobar la titularidad del mismo.