¿Cuál es la forma de ahorro de los colombianos?

¿De qué manera ahorran los colombianos?

Ahorrar es fundamental para el logro de objetivos y sueños, de ahí la importancia de adquirir este hábito desde pequeños y volverlo algo recurrente como desayunar, almorzar o cenar. Ahora bien, el lugar en el que se ahorra también es de suma importancia. Acá le contaremos cómo están ahorrando los colombianos.

En Colombia la gente ahorra poco, de acuerdo con la Encuesta Longitudinal Colombiana de la Universidad de los Andes (ELCA) realizada en 2012; en las áreas urbanas el 17,7% de los encuestados respondieron que ahorran usualmente parte de sus ingresos, mientras que en las áreas rurales solo el 8,8% reportaron hacerlo.

¿Cómo ahorran las personas?

El efectivo continúa siendo la manera más utilizada para guardar los ahorros, tanto en zona urbana como en zona rural, de manera que cerca del 45,3% y 75,9% ahorra de esta manera respectivamente, mientras que el 30,7% y 16,9% lo hace en bancos o entidades financieras.

Le siguen los que deciden ahorrar en fondos de empleados, con 12,8% en zona urbana y 1,9% en zona rural.  Los que eligen las cadenas son un 7,2% y 0,2%, respectivamente; y un 3,4% y 3,9% en activos. Mientras que 0,6% y 0,9% utilizan otros métodos de ahorro que no mencionan. La pregunta se hizo a 9.026 personas en zona urbana y a 8.365 personas en la zona rural.

Por otra parte, un estudio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), titulado “Educación financiera: la clave para mejorar la economía de los países andinos”, realizado a 4.800 personas de Perú, Ecuador, Bolivia y Colombia en 2016,  arrojó que el 39% de los colombianos no ahorra y el 37% de las personas que sí lo hacen, guardan estos recursos en una alcancía o debajo del colchón.

Además de lo anterior, el 12% de los ahorradores colombianos consigna su dinero en una cuenta de ahorros o corriente, el 9% en “cadenas de ahorro privado” y solo el 6% deja su capital en depósitos a término.

Educación Financiera

En términos generales, el reto en Colombia está en aumentar la educación financiera desde temprana edad o incentivar a las personas para que se eduquen en temas de  inversión tomando mejores decisiones con su dinero.

Es importante que las personas busquen asesoría de expertos, para que en materia de ahorro encuentren los mecanismos y los lugares que brindan mayor seguridad y rentabilidad a la hora de guardar su dinero, como por ejemplo las entidades financieras vigiladas por la SuperFinanciera.