La gestión de las finanzas personales, según Kiyosaki

La gestión de las finanzas personales, según Kiyosaki

El coautor de ‘Padre rico, padre pobre’ ofrece un concepto de libertad financiera relacionado a la capacidad de disfrutar los placeres de la vida: viajar, visitar playas, dar paseos en yates, tomar whisky y jugar golf. Sin embargo, no se puede tener una concepción de las personas reducida solamente al ocio, al placer y al bienestar. Esa esa es la cuestión del asunto.

El éxito de Kiyosaki radica en que sus libros están escritos en una época en la que la posición socioeconómica es fundamental culturalmente. Por esta razón, el autor conecta con su audiencia porque aporta fórmulas para el éxito a través de un lenguaje sencillo y comprensible para todos los públicos.

¿Cuál es el estilo de ‘Padre rico, padre pobre’?

A través de historias sobre su experiencia con dos tipos de padres, uno que brindaba consejos sobre el éxito económico a través del dinero, y el otro que aconsejaba sobre la importancia de estudiar, Kiyosaki resalta la importancia de retirarse joven y rico, es decir, muestra el retiro como una forma de liberarse de la carga pesada del trabajo. El autor cree que la riqueza es un objetivo y, a su vez, un medio para alcanzar las principales aspiraciones humanas como el acceso a bienes como el dinero y las posesiones y, en última instancia, la felicidad.

¿Cuál es el mito de Kiyosaki?

El logro de los objetivos que se propone Kiyosaki como la adquisición de activos, el disfrute de ingresos pasivos y la libertad financiera no generan la felicidad prometida, porque una vez se pierde la novedad del disfrute inicial de un bien, la persona se acostumbra a él y el sentido de vacío aumenta porque los esfuerzos no dejaron las recompensas que se esperaban.

¿Cuáles son sus verdades?

Todos aspiramos a tener bienes que nos permitan gozar de tranquilidad y comodidad. El dinero y los medios materiales generalmente son útiles para llevar una vida mejor. Sin embargo, es necesario entender que el fundamento de la vida no se asienta sobre las posibilidades que el dinero otorga como el consumo o la satisfacción instantánea que brinda el crédito.

Kiyosaki condena el endeudamiento por consumo porque obligan a la gente a permanecer en un trabajo que tal vez no le gusta y, además, deteriora las relaciones con la familia.
La clave de la seguridad y la prosperidad económica, según el autor, está en la posesión de activos los cuales al final del día permitan tener a la persona un patrimonio fijo.

En conclusión, sí es de su interés, puede leer a Kiyosaki porque amplía la gestión de las finanzas personales mediante el fomento de la cultura de la inversión, la adquisición de activos productivos y a un menor consumismo como demostración de un estatus social.