Aterrizaje de emergencia: la situación del sector aéreo con el COVID-19

Aterrizaje de emergencia: la situación del sector aéreo con el COVID-19
Aterrizaje de emergencia: la situación del sector aéreo con el COVID-19

La rápida expansión del COVID-19 y las medidas que los gobiernos han tomado para mitigar su efecto han afectado diversos sectores de la economía. Uno de los más perjudicados ha sido el sector aéreo, ya que, en un principio, el transporte de pasajeros de un país a otro facilitó la expansión de la enfermedad. Esta situación llevó a que muchos gobiernos tomaran la decisión de cerrar sus fronteras y suspender el transporte aéreo internacional (y doméstico, en el caso de Colombia) para frenar la propagación del virus.

Ante este panorama, las empresas del sector se quedaron prácticamente sin operar, llevando a que dos de las aerolíneas más grandes de América Latina, LATAM Airlines y Avianca, se acogieran a la Ley de Quiebras en Estados Unidos.

¿Qué implica esta decisión para las empresas?

Tanto LATAM Airlines como Avianca solicitaron voluntariamente acogerse al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de Estados Unidos. Esta decisión no corresponde a una liquidación o a una quiebra, por el contrario, se trata de una forma particular de bancarrota que permite reorganizar la deuda de la empresa y obtener alivios financieros, sin necesidad de liquidar sus activos o suspender operaciones.

No obstante, las compañías que acuden a esta figura legal deben permitir que un tribunal norteamericano supervise su proceso de reestructuración y sus actividades económicas.

Según el portal BBC, gracias a esta decisión, Avianca y LATAM podrán tener “un poco de oxígeno ante sus deudas y seguir volando cuando se levanten las cuarentenas y se abran las fronteras aéreas”. Se espera que el Capítulo 11 le permita a las aerolíneas proteger la continuidad de su negocio y conservar sus trabajadores en la medida de lo posible.

¿Qué impacto tiene para los accionistas?

Uno de los mayores efectos para los accionistas es el desplome del precio de las acciones, pues la noticia de la Ley de Quiebras llevó la acción de Avianca a mínimos históricos y causó una caída importante en el precio de LATAM. Actualmente, comprar acciones de estas aerolíneas representa un gran riesgo, ya que no se sabe si su reestructuración será exitosa o terminarán por disolverse.

Ahora bien, pensando más a largo plazo, es fundamental resaltar que la ley americana impone un orden de prioridad para pagar los créditos de la empresa, este se conoce como “absolute priority rule”. En ese sentido, el valor que las compañías distribuyan debe primero destinarse a satisfacer los créditos antes que a los accionistas de la empresa.

De esta forma, los accionistas no podrán recibir dividendos hasta que todos los créditos que tengan prelación hayan sido pagados en su totalidad. Bajo esta situación, es probable que no reciban ninguna distribución por parte de las aerolíneas con el plan de reorganización.

Lo invitamos a leer el artículo “¿Cómo obtienen recursos las grandes empresas?