El panorama de la calificación crediticia en América Latina

El panorama de la calificación crediticia en América Latina
El panorama de la calificación crediticia en América Latina

En septiembre del 2020 J.P. Morgan actualizó un informe que analiza las compañías que posiblemente den un paso hacia atrás en su clasificación crediticia, es decir, que pueden pasar del grado de inversión al especulativo. A estas empresas se les denomina “ángeles caídos”.

El estudio revela que 26 empresas podrían convertirse en “ángeles caídos” en los próximos 12 meses, una cifra alarmante teniendo en cuenta que 8 de estas son colombianas, 2 de Brasil, 5 de México, 3 de Panamá, 5 de Perú y 2 de Chile. Le contamos qué es la calificación crediticia y cuáles son las implicaciones de perder el grado de inversión.

¿Qué es la calificación crediticia?

La calificación crediticia refleja la capacidad de pago que un Estado o una empresa tiene sobre sus emisiones de deuda, es decir, qué tan probable es que logre cumplir con sus obligaciones. Este estudio se realiza con base en diferentes indicadores económicos, políticos e institucionales.

Estas se diferencian en corto y largo plazo. Considerando como corto plazo, normalmente, las operaciones con vencimiento hasta un año, y a largo plazo las que excedan el periodo del año.

Existen dos categorías de calificación crediticia: el “investment grade” (grado de inversión), que indica que el riesgo de quiebra o insolvencia es relativamente bajo, y el “non investment grade” (grado especulativo), que se considera de alto riesgo porque tiene una probabilidad de impago más alta.

Ahora bien, existen escalafones que determinan a qué categoría pertenece cada uno dependiendo de la agencia calificadora de riesgo que evalúe. Algunas de las más reconocidas a nivel mundial utilizan las siguientes clasificaciones:

Calificaciones crediticias
Calificaciones crediticias

¿Qué significa para una empresa perder el grado de inversión?

El grado de inversión denota que existe confianza en la empresa y la capacidad que tiene de pagar su deuda. Así, es una referencia importante para los inversionistas: entre más solvente sea una compañía, hay menor riesgo asociado y esto le permite ofrecer rentabilidades más bajas.

Al perder el grado de inversión, las firmas le mandan un mensaje al mercado financiero de que ya no es tan seguro invertir ahí, pues hay mayor posibilidad de impago de sus obligaciones financieras. Ante esto, deben ofrecer rentabilidades más altas para sopesar el riesgo que le representan a los inversionistas, las entidades bancarias les cobran mayores tasas de interés al solicitar créditos, entre otras consecuencias negativas.

Lo invitamos a leer este artículo:”Así fue como una empresa del sector comercio se financió a través del mercado de capitales“.