FMI ve un posible cambio en la política económica de Colombia por el nuevo Gobierno

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo su proyección de crecimiento para Colombia en 2018 de 2,7%, pero señaló que contempla la posibilidad de un cambio en la política económica del país por el nuevo gobierno que se elija próximamente, al presentar en abril en Washington su nuevo informe de Perspectivas Económicas Mundiales para 2018.

Sobre Colombia, destacaba también esta organización, que es uno de los países donde la incertidumbre política “hace aumentar los riesgos o la posibilidad de reorientación de las agendas de política económica, en el contexto de próximas elecciones o sus inmediatas consecuencias”. Otros países en esa situación, señala el informe son Brasil, Italia y México.

En cifras concretas para Colombia, el Fondo estima una inflación de 3,5% este año y para el año entrante de 3,4%. Así mismo, considera que el déficit de cuenta corriente este año y el entrante sería de 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB) que tendría un crecimiento total en el 2018 de 2,7%, proyecciones más alentadoras que las de 2017.

Sin embargo, la organización alerta que el país se encuentra en general en un panorama de incertidumbre económica que espera se resuelva de manera positiva con los resultados de los comicios presidenciales que se celebrarán este año en el país.

Aunque el Organismo declaró que por una razón de principios, el FMI no comenta en detalle sobre procesos electorales, ve de manera positiva que la mayoría de los analistas y agencias calificadoras anticipan que el resultado de las elecciones llevará a la continuación de los marcos fuertes de política económica que han caracterizado a Colombia, por lo que a pesar de la incertidumbre las proyecciones son positivas.

Además, el organismo destaca que los principales candidatos han declarado públicamente su compromiso con la sostenibilidad fiscal por lo que aunque existe un riesgo, auguran un desenlace positivo en materia económica para el país este año.

El organismo internacional cerró su análisis del país, concluyendo que recomienda que independientemente de quién sea el nuevo gobernante, este se debería enfocar en la agenda de reformas estructurales que tienen como objetivo fomentar el crecimiento económico inclusivo y aumentar la productividad nacional.