¿Por qué los fondos de renta fija pueden rentar negativo?

Entre las alternativas de inversión, están los fondos de renta fija. Estos se caracterizan por invertir su patrimonio en activos de renta fija, como por ejemplo, bonos, pagarés, letras de tesoro, entre otros. Estos fondos tienen un perfil conservador, es decir, para personas que tienen poca aversión al riesgo y que prefieren obtener rentabilidades menores, pero más seguras.

Algunas personas piensan que, al ser renta fija, estos fondos siempre van a tener una rentabilidad positiva. Sin embargo, esto no es así. Hablamos con Iván Vásquez, director comercial de la Banca Patrimonial de Davivienda, quien nos explicó por qué un fondo de renta fija puede rentar negativo.

El hecho de que inviertan en renta fija no significa que estos activos están aislados de la volatilidad del mercado. Es decir que no ofrecen un rendimiento fijo. Para explicarlo de manera más clara, Iván Vásquez lo explica a través del siguiente ejemplo:

El valor de un activo se mide por medio de la valoración a precios de mercado. Este método es relativamente moderno en el mundo financiero. Con él, es posible actualizar día a día los portafolios de inversión, es decir, ver el valor por el cual un comprador y un vendedor están dispuestos a transar un activo día a día.

Supongamos que alguien compró un apartamento construido por determinada empresa en $150 millones, sabiendo que en un año tendrá un valor de $170 millones. Día a día el mercado define un valor para ese apartamento. Supongamos también que, al cabo de dos meses de comprado, esos edificios presentaron deficiencias en el sistema de conectividad.

Por eso, mucha gente dejó de comprarlos afectando su precio, por tanto, el día en que se presentó la deficiencia, el activo perdió valor. Siguiendo en la línea de las suposiciones, en dos meses la deficiencia fue solucionada y las personas de nuevo empezaron a interesarse por estos apartamentos, por lo que su precio de mercado volvió a subir.

En renta fija pasa algo similar a lo que sucedió con el apartamento. Todos los activos se valoran por medio de los precios que dicta el mercado día a día. Por eso, los fondos de renta fija pueden tener rentabilidades negativas, sin embargo, el portafolio puede garantizarle una rentabilidad fija al término de un plazo especificado, pero no por eso, durante ese lapso, los activos del portafolio pueden bajar o subir de precio.

La diferencia con los fondos de renta variable es la volatilidad. Estos invierten en activos que son más susceptibles a los movimientos del mercado, es decir, más volátiles, por tanto, el riesgo de perder es mayor.

Si decide invertir en un fondo de renta fija y ve que algún día la rentabilidad es negativa, ¡ya podrá entender por qué sucede esto!